sábado, 19 de junio de 2010

MIEDO

¿Que hacer cuando no podemos entender el comportamiento de un niño? ¿Que podemos hacer cuando la actitud y las reacciones de tu hijo te preocupan y no sabes que las produce?
A veces me pregunto si no la analizo y observo demasiado, si estoy demasiado pendiente de cosas que deberían pasar por "normales". Pero no puedo evitarlo; no he podido nunca pero especialmente despues de la operación y del miedo tan profundo que pasó mi hija.
Vuelve a vivir austada. No soy capaz de que exteriorice ese miedo, que le ponga palabras. Sólo se chupa el antebrazo y llora, llora por todo. LLora por que no le dejas algo, llora por que le das algo, llora por que quiere comer, llorar por que ya no quiere.... LLORA, todo el día se expresa llorando. La verdad es que cuando suelta el llanto llora con toda su alma llenita de pena; le pregunto que le pasa; me dice que nada, que necesita llorar, solo llorar. Me estremece que una criatura que aún no tiene 4 años pueda sentir la necesidad de llorar, sólo por llorar, sin más motivo.
Sé que siente miedo. Esa postura de chuparse el brazo y encerrarse en sí misma es lo que me dice. Por un lado me busca, está en todo momento pendiente de que esté cerca, pero cuando más me necesita más lejos se va.
Sigue durmiendo en nuestra habitación; tengo un pequeño colchón que he dejado debajo de mi cama y por las noches lo sacamos para ella. Quiere arriba, en la cama, conmigo. La dejo normalmente un rato. Me abraza, me toca, me besa y de pronto.... se va, pero no al colchón, no.... a su habitación. Me dice, "Mamá, yo sola, tu fuera". Y con su bracito en la boca se larga toda "valiente". Le dura la valentía lo que es de largo el pasillo, por que no llega ni a tumbarse en su cama cuando está ya de vuelta. Pero hace el amago de irse. No acabo de entender el comportamiento. Sé que necesita el contacto, que le hace sentir segura. Pero lo rechaza. Y se está llenando de temores.
No soporta la soledad y la busca, necesita el contacto y lo rechaza. Creo que mi hija quiere querer pero que aún no sabe y aún le da miedo.
Y su madre no sabe como ayudarla, estar cercana y quererla con toda mi alma no parece bastante.....

10 comentarios:

  1. Querida carmen, quizás ahora te parece que no le basta tu amor, pero algún día si sera suficiente. El hospital, su vida anterior; son cosas muy delicadas que debe superar poco a poco. Este momento pasará, solo se trata de tener un poco de más paciencia y seguir como sigues, hacerlo como lo haces.
    un beso
    laura

    ResponderEliminar
  2. Hola Carmen.
    Hace tiempo que te leo, aunque quizá no demasiado.
    Soy madre como tú, y aunque mi hijo no es adoptado y no estoy en tu misma situación tus palabras siempre me emocionan.
    No conozco el tema de la adopción más que por lo que leo en tu blog, así que de poca ayuda te puedo ser. Pero internet es grande y pequeño a la vez, y hace poco descubrí a David Azcona y LA VOZ de los Adoptados. Seguramente tú ya lo conoces, pero no quería dejar pasar la oportunidad de comentártelo.
    Ánimo y besos.
    Mari.

    ResponderEliminar
  3. El apego no se produce de la noche a la mañana. Ya hace 3 años que llegó Izar y estamos en ello. A veces creo que ya hemos llegado al 3º piso, pero no seguimos en el 2º. Paciencia mucha paciencia y sobre todo mucho amor. Se lo duro que es para tí. LLorar es bueno, buenísimo. LLora con ella! Tú tranquila que lo estás haciendo genial, de verdad. Muchos muchos musus desde Euskadi. Maitte.

    ResponderEliminar
  4. Mucha paciencia Carmen,

    Mis hijos son biologicos, y tienen comportamientos muy similares a Carmen. Lloran por todooooooooo, a veces los dos al unisono, supongo que son pequenos y no saben expresar sus sentimientossssss.

    Ya se que lo de la paciencia es muy facil de decir, porque hay veces que no se si hasta ponerme a llorar con ellos.

    Aiden hace lo mismo que Carmen, ahora en tu cama mama, ahora me voy a la mia, ahora vuelvo, abrazame para que me duerma, ahora me dice que me aparte.

    Lo que digo siempre, que si vienen con su libro individual de instrucciones seria fantastico.

    Animo, cuidaros mucho

    ResponderEliminar
  5. Querida compañera, como decirte que la preocupacion la llevamo siempre, y como bien dices algunas veces puede que nos fijemos demasiado (yo soy de esas) observo cada gesto de mi princesa... se con solo una mirada en que punto esta..
    Yo pase la etapa de llorar por todo, todo, todo... el motivo... aun no lo se... pero de pronto un dia, va y algo cambia, su mirada se vuelve mas madura, su gesto algo cambia... es que ha crecido, mi princesa lleva fatal cualquier cambio, la luna, el tiempo,las vacaciones, todo..pero solo es paciencia y amor como bien tu haces..
    Mi niña se venia todas la noches a dormir en mi cama, al principio sin tocarnos a ninguno (y eso que dormia en el centro, mira que es dificil) y cuando iba buscando su sueño, siempre necesitaba el contacto, aun ahora con seis años, puede estar comiendo y su mano junto a la mia, o su pie encima del mio, siempre algo.. lo pasa mal cuando vamos a comer fuera y ponen mesa de niños... no la mola (casi no come, porque enseguida se viene)...bueno te estoy contanto una parrafada, pero solo para decirte que se pasa, no se el tiempo pero ocurre, nosotros ahora estamos con la autonomia y el ser mayor...eso es otra parrafada jejeje
    besos y mucho animo
    isa

    ResponderEliminar
  6. Yo la verdad es que no sé qué decirte; comprendo tu intranquilidad y tu preocupación e imagino que es una difícil situación. Creo que te han dicho cosas interesantes y yo lo único que puedo decirte es que, por lo que te leo, por lo que transmites, estoy segura de que lo haces bien. A veces aunque las cosas se hagan bien, necesitan un tiempo para colocarse en el lugar que corresponde, para que el esfuerzo de frutos.
    Sigue acompañando a tu hija, sigue a su lado día tras día... ella te necesita aunque lo exprese de forma extraña o no sepa expresarlo, aunque se acerque y se vaya... te necesita y tú estás, y ella lo sabe y si no lo sabe lo sabrá... sigue ahí.

    Un abrazo a las dos.
    Lydia.

    ResponderEliminar
  7. El que hace todo lo que puede, recompensa tiene. Eso decía mi abuelo, para recordarme que, pase lo que pase, yo debo esforzarme al máximo (que no significa forzosamente hacer muchas cosas, sino las necesarias). Y tú ya lo haces... así que ten fe (en vosotros mismos), os irá bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Hola Carmen!
    me encantó conoceros en el aeropuerto, tu niña es tal y como me la imaginaba, un cielo y una bebita adorable, parece mentira pero fue como si os conociese de siempre...

    Nuestra Amanda estuvo con nosotros en la habitación hasta cumplir los 5 años, en una cuna de esas grandes de camping, con un buen colchón claro está!

    Fue ella misma la que un buen día nos dijo, vamos a cerrar mi cuna que ya voy a dormir en mi habitación y así lo hicimos, ella me ayudó a cerrarla y todo, bueno en realidad la plegamos para siempre 2 veces, a la primera se arrepintió y volvió unos dias a dormir con nosotros...

    Aún así todas las noches se duerme primero en nuesta cama y una vez dormida la trasladamos a su cama, duerme como un lirón y no se entera de nada...

    Mi marido sigue pensando que la subimos a su cuarto demasiado pronto, que debaría haber seguido a nuestra vera por mucho mas tiempo...je,je,je

    por lo de los lloros no se que decirte, abrázala muy muy fuerte cuando llore y le das mil besos, es lo que yo haría y lo que seguro tu ya haces!

    un besote, pilar .O)

    ResponderEliminar
  10. Qué bien expresas lo que muchos de nuestros niños sienten...miedo a quedarse sólos, de nuevo...a que los abandonemos, de nuevo...a que cuando vuelvan encuentren el hueco, de nuevo.
    Ya sabes que a mi hijo le ocurre igual...y más...comportamientos que yo tampoco entiendo aunque me vuelvo loca en investigar y en buscar ese por qué que no encuentras en ninguna parte porque nadie nos dió más datos el día de la entrega...llorar es su escape para llamarnos y para gritar que nunca más quieren estar sólos...pero, para nosotras, es desesperante no poder interpretar esos gestos que tanto nos duelen...las esteriotipidas a las que vuelven para aislarse y...quedarse sólos, aunque odien esa soledad y les aterre...en esos momentos, yo me hundo también..y mi mente piensa en lo que no quiero pensar...yo también vivo ese miedo y me aterra volver a mis fantasmas...luego, de pronto, él se incorpora a la vida que ahora tiene y...vuelve a normalizar sus comportamientos...entonces, respiro, de nuevo, tranquila...¿hasta cuándo?...

    besos amiga...pilar

    ResponderEliminar