martes, 29 de enero de 2013

NI SIQUIERA ERES MI MADRE

Ayer me lo soltó por primerea vez, esa frase que sabemos que algún día nos dirán salió ayer de su boca en un ataque de rabia brutal: "si ni siquiera eres mi madre" Buuffff, oirla sorprende, descoloca, duele......
Os pongo en situación. Solemos acudir a un bar en nuestro pueblo, un sitio que para Xiao es casi como su casa. Tiene un patio grande, cerrado donde los niños pueden jugar. También va una pareja con una niña de la misma edad y, lógicamente, juegan juntas. El problema es que la otra cría es una niña a la que sus padres no hacen ni caso, no tiene límites, ni educación; dice unos tacos y usa unas expresiones que te hielan la sangre. No me gusta que Xiao juegue con ella, pero es imposible evitarlo. El problema es que mi hija es la que acaba siempre con bronca, por que se deja llevar y acaba haciendo lo que no debe. Ayer fue uno de esos días. La obligué a dejar un juego y a ponerse dentro de mi campo visual. El ataque de rabia que le entró fue monumental. LLorando a grito pelado me chilló cosas como "me estás arruinando la vida" (que bien se ha aprendido la expresión jejejeje), "no te puedo soportar", "no te creas que me arreglas la vida, que me la destrozas", y perlas similares; hasta que soltó el "y ni siquiera eres mi madre, así que déjame en paz que haga lo que me de la gana, que no me puedes ni regañar ni nada".
Por mi cabeza sólo la frase "mantén la calma, mantén la calma, mantén la calma". Y una vez mantuve la calma.
Regresamos a casa, entre chillidos y llantos, más expresiones y frases como las anteriores..... bueno, una rabia y una dolor en un cuerpo tan chico que asustaba.
Ya en casa me senté con ella y traté de calmarla por que estaba histérica completamente. Le dije que pensara en todo lo que había dicho y en como me podía estar sintiendo yo. Que sí de verdad sentía todo eso tenáimos un problema y los problemas hay que arreglarlos. Lloró durante un buen rato, alejada de mi, sin dejarse tocar. Hasta que se derrumbó y vino a mi. Nos abrazamos, lloró mucho más, me pidió perdón y decicí dejarlo ahí, dejarla tranquilizarse y reflexionar, por que sé que en su cabecita y en su corazón el proceso sigue.
Por la noche, cuando se fue a lavar los dientes para irse a la cama me dijo que me quería decir "un par de cosas", pero las dos solas. Y entonces le salió un torrente de emociones que ni ella misma sabe que son ni por que las tiene. Me dijo que no siente nada de lo que dijo, que le salió por que a veces siente una rabia dentro que le hace mucho daño, que le duele dentro y que no sabe por que, y entonces le sale decir esas cosas. Necesita encontrar sus respuestas, yo no se las quiero dar, ni debo, pero necesita un empujón, busvcar respuestas a preguntas concretas. Y traté de hacerselas. Hablamos del origen de su rabia, de donde cree ella que sale, de qué es eso tan intenso que le duele tanto, de su angustía...... no sé si encontrará las respuestas, espero que sea capaz, al menos de reconocer esa emoción tan fuerte que la descontrola.
Lo que sí me dijo y me dejó cuajada es que M., la niña del bar, "saca lo peor de mi, mamá, me hace ser mala".
La noche la ha pasado mal, con pesadillas y miedos; era de esperar. Hoy ha amanecido mi hija, la de todos los días. Pero tiene la tapa de los cohetes abierta y están saliendo.......

9 comentarios:

  1. Es que las compañías influyen lo suyo, aunque lo que tiene dentro es lo que tiene dentro.
    Siento que hayas tenido que pasar por ese momento, aunque dentro de ella (y fuera, obvio) por supuesto que eres su madre, ¿quién más?

    ResponderEliminar
  2. Bueno salio la frase pero lo mejor fue tu reacción.... animo con los cohetes...
    besos

    ResponderEliminar
  3. Dejad de ir a ese bar...por un tiempo...Es cierto que tu hija tendrá que enfrentarse a personas que harán salir lo peor de ella, durante su vida...pero, ahora, es demasiado pequeña y ya ha experimentado lo que otros pueden ejercer sobre nosotros...Si le hace tanto daño, aléjala una temporada...
    Si no te parece bien que, aunque siendo chica, no aprenda a enfrentarse con algo que tendrá que lidiar contínuamente...pues...sigue haciéndola fuerte, decidida, invulnerable...será más doloroso y difícil, aunque la solución puede ser más definitiva, gratificante y enriquecedora de la personalidad de tu hija...
    Yo, en caso de duda, la alejaría de ese bar...¿madre protectora equivocada? Es posible, pero...no se me ocurren nada más que esas dos cosas...Y no entiendo como huida ese elajemiento, sino como un paréntesis...Besos, guapa...y a tu Xiao...
    Mei

    ResponderEliminar
  4. Madre mía, es muy fuerte. Tanta rabia tiene que tener dentro y tanto dolor para sacarlo así, de esa manera tan brutal. Me asusta pensar que esa parte me va a tocar también a mí tarde o temprano. No sé si tendré el temple que tuviste tú para reaccionar como hiciste. Quizá la niña que comentas le dice cosas que le provocan aún más dolor como "no es tu madre verdadera" o cosas de ese tipo que los niños dicen sin saber muy bien qué significan y qué implican. Gracias por compartir tu experiencia. Creo que tu niña sabrá lidiar con todo ello porque te tiene ahí. Que vaya bien. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Pues si, esa frase, la del millón, la esperamos tod@s, pero creo que has afrontado el momento maravillosamente, has sabido controlarte y serenarte y hacerle ver la "gravedad" de lo que ha dicho. De todas maneras creo que ella misma hubiera llegado a esa conclusión, ella sabe que no siente lo que ha dicho pero, por suerte, sí sabe identificarlo con su estado de ánimo y con lo que tiene dentro. Imagino que ese momento es duro, de hecho sé que lo es, y aunque sabemos cómo tenemos que reaccionar, cuando llega sentimos unas ganas irreprimibles de explotar, de contestar, de reñir... por lo menos a mi me ha pasado. Pero el hecho de tenerlo tan "mascado" en nuestra mente nos ayuda a enfriar el momento.
    En fin, no se lo tengas en cuenta, eso ya lo sabes... pero es inevitable (y obligatorio) tenerlo en cuenta por el dolor que ella debe sentir para decirlo y por el dolor que a ella le supone después haberlo dicho.

    ResponderEliminar
  6. No podría manejar mejor que tú esa situación, creo. Xiao va a ser una jovencita muy fuerte cuando sea mayor si tú sigues por ese camino. No puedo imaginarme lo triste que tiene que ser para tu hija haber pasado por todo lo que ha pasado en China y ser consciente de ello!

    ResponderEliminar
  7. Nosotros oímos alguna vez esa frase en los últimos años pero en la adolescencia todo se complica. Es duro oírlo, pero debe ser mucho peor el malestar que les lleva a decirlo (lo sientan de esa manera o de otra similar del tipo "me siento insegura cuando te enfadas conmigo").

    En casa los cumpleaños se han vuelto tristes y han aparecido los largos llantos inconsolables por una pena muy grande a la que no sabemos dar nombre. Cuánto me acuerdo de tu pequeña entonces.

    Un abrazo muy grande y ánimo en la tarea!

    ResponderEliminar
  8. Ufff... la temida frase. Ojalá cuando me toque escucharla tenga el temple que tú has tenido en esta situación. Y que haya sabido "llegar" tan bien a mis hijos como tú los has hecho con Xiao, que sabe que, siempre te tiene ahí para apoyarla con sus miedos, sus dudas...

    ResponderEliminar
  9. Solo felicitaros. Pensad que es peor el silencio: los adoptados que lo pensamos y no lo dijimos por falta de confianza.
    Es lógico que se verbalice ese sentimiento, en el fondo para ella su origen es en parte un misterio y a su alrededor ve que a todo el mundo le es indiferente (que ella esté e la otra punta del mundo, y desconozca gran parte de lo que le hizo acabar aquí: la historia, los datos de su origen).
    Esa rabia tiene que salir, pero yo no lo interpretaría como un ataque, sino como un grito de "Socorro, ¿Quién soy?".
    Os dejo este punto de vista. Pesad no en qué ha dicho y si en por qué lo dice...
    Un abrazo y felicidades a madres y padres adoptivos por estar ahí.
    Santiago

    ResponderEliminar