jueves, 13 de diciembre de 2012

GRACIAS

En estos días desde que publiqué la carta de mi amiga M. he recibido mensajes alentadores, llenos de cariño, de agradecimiento.... gracias a todos por vuestras palabras. Alimentan un poco el ego (para que voy a mentir) y un mucho el el alma.
Los últimos meses no han sido fáciles; mejor reconoceré que lo he pasado mal. Mi vida ha pasado un bache bastante hondo y me ha costado mucho encontrar el equilibrio y la serenidad necesarias para salir de el y levantarme. No, no estoy fuera aún, sigo caminando cuesta arriba, aunque parece que llevo el viento a favor y el esfuerzo se nota en el avance. 
A veces la decepción te lleva a la pérdida de algo interior, algo íntimo, algo por lo que hacer duelo es necesario pero complicado y el desgaste personal es muy grande. Esto es más menos lo que me ha ocurrido últimamente. O mejor dicho, lo que me está ocurriendo. No puedo decir que este sea un proceso cerrado.
Si a mi estado personal de ánimo le sumamos las nuevas rutinas en las que el sistema de enseñanza de nuestra comunidad nos ha obligado a sumergirnos el resultado es que escribir es tarea de titanes para mi. Xiao y yo hemos tenido conversaciones y anécdotas que me hacían pensar: "esto debería escribirlo" pero no encontraba ni el momento ni la inspiración. De hecho ponerme hoy al teclado me ha costado varios intentos de abrir la ventana en blanco y acabar por cerrarla sin tocar una sola tecla.
A los dos días de publicar la carta me senté delante del ordenador y me leí mi propio blog del tirón, como habéis hecho muchos al descubrirlo. Y fue increíble; lloré, me emocioné, me reí, recordé.... por unas horas me convertí en uno de vosotros, los lectores y me recree en mis palabras, en las emociones de una hija, en los sentimientos de una madre. Y disfruté, disfruté mucho.
Me dice Pepa en su comentario que para ella el mundo lo mueven el amor y el miedo, y que este blog transmite ambas cosas. Probablemente sea por que eso es para mi la maternidad: un amor inmenso, infinito, de una intensidad apabullante; y miedo, un miedo reconocible pero totalmente desconocido.
Sé que no estoy sola, siempre lo he sabido. Sentirlo es una gozada.
No, no me vais a perder, pero sobretodo, no vais a perder a Xiao.
Un abrazo

14 comentarios:

  1. Cuanto me alegro, Carmen. Me gusta disfrutar de personas como tú: sinceras y luchadoras.
    De todo se sale y después de la tormenta siempre llega la calma, te lo dice una que de tanto tropezar ya sabe bien cómo caer ;)

    ResponderEliminar
  2. hasta que cojas otra vez el ritmo puede costarte pero poco a poco volverán a fluir las palabras. Cuando uno está bajo de ánimo no tiene ganas de ponerse con nada pero si algo te gusta, el día que te pones recuerdas lo bien que te sentaba. Mucho ánimo con el bache! M.

    ResponderEliminar
  3. "La aventura" no ha hecho más que comenzar, por tanto no podías dejar incompleto este testimonio tan increíble de la vida de Xiao, que estoy segura ella valorará cuando toque como el mejor de los regalos.

    Por supuesto que no han sido las criticas a tu forma de entender la maternidad lo que te alejó de el, sino como tu muy bien explicas un momento de crisis, del que sin duda saldrás reforzada.

    Escribirás como siempre has hecho, cuando tengas algo que contar y ganas de compartirlo, ya sabes que me parece que hay que ser muy valiente y muy generosa para hacerlo. Desde luego para mi el día que descubrí este blog fue como una bocanada de aire fresco, que debió despejarme las neuronas porque ayudó a que empezara a entender muchas cosas, por eso no me sorprende que quién lo descubre lo lea de principio a fin.

    Aprovecha mientras puedas, porque la protagonista de esta historia de vida no va a tardar mucho en tomarte el relevo.

    Un beso a las dos
    Concha

    ResponderEliminar
  4. Quiero mandarte mucho ánimo y decirte que saldrás de este bache más que reforzada y seguro que cuando te encuentres mejor seguirás escribiendo como antes y yo de verdad que te lo agradeceré porque no sabes la de veces que hablando con mi niña me viene a la mente tus conversaciones con Xiao y me ayuda a entender un poquito mejor sus "cohetes"

    Un abrazo y gracias por ser tan valiente

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ti por el esfuerzo que has hecho para escribir esto... un abrazo para las dos

    ResponderEliminar
  6. Gracias por plantar cara a los desánimos, y dejarnos estar cerca de vosotras, viviendo día a día esas pequeñas cosas q a su vez son tan grandes.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué alegría! Esta mañana me pasé por tu blog y vi que no había cambios, sin embargo, ahora , veo que has escrito esta nueva entrada. Es genial.
    Y, por cierto, que no te sonroje decir que algunos comentarios han alimentado un poco tu ego y tu alma. ¡Sólo faltaría que quien ha dado tanto de su tiempo y su experiencia, no pudiera recibir un poquito de aquell@s que nos hemos beneficiado de ello!
    Mucho ánimo.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a ti por compatarit con nosotros, un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Carmen,yo descubrí tu blog cuando estaba en pleno proceso de obtener la idoneidad,y para mi era un momento muy temido,el estar en la cuerda floja del si o del no y me dió fuerzas,me pasé toda una tarde leyendo tus entradas y hace un mes que fui a conocer a mi peque,te puedo decir que me ayudó en mi encuentro muchas de las experiencias que habeis contado las mamas blogueras y especialmente ya preveemos algunas de las reacciones que tendrán nuestros peques cuando están aquí y cómo afrontarlas.Un beso

    ResponderEliminar
  10. me alegro un mundo y sabes, esperaba que esta fuera la decision, yo he llorado mucho contigo, me he reido y he disfrutado y me siento orgullosa de ti. os quiero un mundo
    laura

    ResponderEliminar
  11. pues yo sobretodo me he reido por que no se cree nadie lo ke cuentas bueno tus fan pero para mi no cuentan. me da pena de tu hija que tiene una madre que solo piensa en ella y en su rollo de supermadre superenrrollada.

    ResponderEliminar
  12. Enhorabuena por tu decisión...aquí me tendrás leyendo vuestravida que en tanto puede parecerse a la nuestra y tan distinta es, en realidad...Un beso fuerte...muy fuerte...Te debo una llamada y lo sé...tengo que sentirme fuerte para hacerlo...y yo tb dudo, lloro, siento miedos y decaigo...quizás no tanto como tú ahora, o como lo hice hace casi 4 años...pero...la vida se nos ha hecho difícil tb a nosotros...Resiste y sube...Bueno, mil abrazos...
    Mei

    ResponderEliminar
  13. GRACIAS!! : )

    Un gran abrazo para las dos!

    Mónica Castañeda U.

    ResponderEliminar
  14. Me alegro leer lo que acabo de leer.
    Para mi tu blog era y seguirá siendo uno de los imprescindibles.
    Gracias.
    Besos a las dos.

    ResponderEliminar