lunes, 22 de abril de 2013

ENVIDIA

El sábado pasado celebramos que llevamos 4 años juntos. Siempre hacemos de ese día uno especial, de celebración. Hacemos que sea un día importante.
Y como importante que es Xiao también lo celebra en el colegio. Lo adelantampos al viernes por razones obvias. Invitó a sus compañeros al desayuno de ese día y me sugirió que le llevase a su profesora el cuento que le escribí hace dos años para que sus compañeros "entendieran bien que celebraba" (según sus palabras). Y así lo hicimos, llevó zumos y galletas para todos y su cuento.
Salió radiante y feliz. Siempre es motivo de felicidad sentirse protagonista y especial y ese día no fue menos. Y nos ha dejado dos anecdotas reseñables, una de Xiao y otra de su amiga del alma.
La primera ocurrió el mismo viernes en el parque. Se me acercó una compañera de Xiao, de las nuevas de este año y me dice: "pobrecita Xiao que perdió a sus verdaderos padres de bebé". Por allí rondando estaba su amiga C, su amiga del alma. están juntas desde lso 3 años y tiene perfectamente asimilada e interiorizada la historia de mi hija. A la otra niña sólo me dió tiempo de preguntarle "¿tu crees que los perdió?" cuando su amiga C salta absolutamente indignada: "pero que dices M, no te has enterado de nada, que va a perder ella, ella no ha perdido nada. A Xiao la A-BAN-DO-NA-RON, te enteras, que ella no los perdió, que fueron ellos que la A-BAN-DO-NA-RON" y se fue a seguir jugando.
Me gustó su naturalidad. Me gustó su aceptación. Me gustó su necesidad de que un tercero comprenda bien lo que pasó, sin omitir palabras, sin esquivarlas. Me gustó su manera de defender a su amiga, como si la otra hubiera cargado cierta "culpa" en Xiao sin tenerla. Fue fantástico.
Y la otra ha llegado esta mañana, al levantarse. Mientras la vestía me dice que una de las niñas de clase, también nueva este año y una de las más "populares", le había dicho que su historia es preciosa y que a ella le gustaría ser Xiao. Me han pasado un par de cosas que decir por la cabeza, pero me las he callado prudentemente. me he limitado a preguntar: "¿Y a ti que te parece?" y me dice, "pues que mola, que te tengan envidia en chachi piruli" y se ha puesto a bailar.
Ya lo dice el refrán, la suerte de la fea la guapa la desea......
Y me ha parecido fantástico, que su historia y su dolor también le aportan a veces emociones positivas, aunque sea por que otra que es siempre protagonista se pone verde de envidia cuando el papel principal no es suyo.

4 comentarios:

  1. Xiao esta dejando de ser vista como el patito feo del que habla Cyrulnik para convertirse en el cisne. Y claro, cuando esto pasa, surge la envidia. Me alegro mucho del proceso resiliente que esta haciendo. Felicidades por vuestro aniversario, me alegro mucho, un beso para las dos.

    ResponderEliminar
  2. Feliz aniversario!! y que mejor regalo que estas dos anecdotas.... sin duda es un orgullo para una madre ver que su hijo responde de esta forma y que comienza a sentir que todo el dolor puede tener una cara b, desconocida y resilente.... SI SEÑOR!
    besos
    laura

    ResponderEliminar
  3. Feliz aniversario, me ha gustado un montón la amiga de tu hija, ojalá que la mía cuente con amigas así también el día de mañana. Y lo de que le tengan envidia, mola! Sin pasarse pero un poquito,sí. Un saludo

    ResponderEliminar