domingo, 14 de abril de 2013

NO SOY DE ESTE MUNDO

Ayer Xiao estaba jugando y vino hacía mi corriendo, con cara compungida y me dice:
Xiao: Mamá, creo que este mundo no está hecho para mi
Mama: ¿Qué mundo?
X: Este que vivo
M: ¿Y qué mundo está hecho para ti?
X: uno en el que tenga libertad, uno en el que sea libre
M: Tu eres libre. Libre no es hacer lo que a uno le de la gana. Libertad es poder pensar, sentir y exporesar lo que uno quiere. Tu eres libre, ¿no?
X: Sí, a lo mejor, no sé. Pero mi mundo debería ser el de mis padres chinos, no este. Lo normal sería que estuviera con ellos y a veces los echo demasiado de menos.

Por la noche, ya en la cama volvimos a hablar del tema, de la libertad y de su familia china. Esa conversación fue larga y ella saltaba de un tema a otro, saltaba con cuentos o fantasías que no tenían que ver. Fue trabajoso mantenerla y me es difícil por no decir imposible reproducirla. Os cuento los temas y algunas frases que por sí mismas dicen suficiente.
La libertad..... para ella ser libre es vivir sin normas ("quiero un mundo sin normas, estoy harta de normas"). Tendrá que asimilar que normas las tendrá siempre, para conducir, para caminar por la calle, para comportarse, para convivir con otra persona..... la vida son normas continuamente ("pues esta vida va a ser un gggollazo").
Su familia china. Está en fase de idealizar. Se imagina que todo allí debe ser maravilloso e idílico. De hecho hace unas semanas me dijo que su madre china es una reina. Anoche "recordaba" como su madre china jugaba con ella, como se reían y como se divertían y "me daba achuchones más fuertes que los tuyos". En un momento dado me dijo "estoy segura que me abandonó por que me vio algo feo que no pudo soportar."
Esta parte de la conversación fue un poco complicada. Por un lado quiero que exprese, que no sienta miedo de hablar de su familia de origen y de decirme que le hace sentir. Pero por otro lado intento que sea consciente de que es su imaginación. Por ejemplo, cuando me habla de que jugaba con su madre china le pregunté si se acordaba de su prima Emma, el bebé, ¿jugaba?. Su respuesta fue rápida: "es muy pequeña y sólo come y duerme". "Pues tú eras como ella cuando te abandonaron, ¿crees que podías jugar?." "No mamá, no podía pero me acuerdo perfectamente que jugaba con ella."
Otro detalle, que me cuesta meter en contexto. Utilizó la palabra "escapar" en varias ocasiones durante la conversación. "Escapar a America", "escapar a otro sitio", "escapar a sus recuerdos"..... pero siempre escapar.
En el fondo creo que tiene conciencia de todas sus fantasías, pero como me dijo cuando le expliqué que su madre china probablemente no fuera una reina, "vale mamá, no es una reina y lo sé, pero es más bonito imaginarmelo así"
Crece. Crecen sus pensamientos y crecen sus emociones. Crece su vovabulario y su expresión. Y cada día es más complicado responder. Cada día es más complicado hablar sin expresar mis emociones y respetando las suyas. Cada vez necesito replantearme todo lo aprendido, reflexionar de nuevo sobre lo ya reflexionado y aceptar nuevamente lo que creía ya aceptado.
Nadie me dijo que sería fácil, pero tampoco que lo sería así de difícil. Difícil y maravilloso. Por que aprendo de mi misma y de ella más de lo que imaginé jamás.

5 comentarios:

  1. Qué interesante es la evolución de su duelo. Tiene que ser muy duro para ella, aunque el conocer la historia desde siempre sin duda le será muy beneficioso.
    Qué bueno leerte ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola Carmen! Me parte el alma como su madurez y su historia la hacen hacerse planteos que, para las nenas de 6 años, habitualmente están muy lejos en el tiempo.Es obvio que para vos , y para cualquiera ,debe ser muy difìcil contener TUS emociones en pos de las de ella, y , por otra parte, también es evidente que ella por momentos puede soportar la cruel realidad de su pasado, y por otros, necesita adornarlo con un poco de "belleza" para poder soportarlo. Es tan chiquita y atravesó en su vida situaciones que muchos adultos ni podríamos empezar a soportar. Les mando un beso enorme a las dos!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues yo voy con Xiao. Las normas son un gggggollazo! ;0)

    ResponderEliminar
  4. Realmente me parece un privilegio leerte, me parece que debemos aprender mucho de vosotras. Tu hija es especial, con solo seis años es capaz de poner palabras a sus sentimientos, la mía con la misma edad aún no se ha pronunciado, y no solo por lo que supone una pérdida sino por lo q supone admitir un modo de vida diferente. Es duro en estos momentos oír sus palabras pero es algo tan importante que está sacando a una edad tan precoz. Y qué puedo decir de ti, t admiro como eres capaz de saber cuándo no expresar tus sentimiento y ser imparcial con tus opiniones. Felicidades

    ResponderEliminar
  5. Hola soy Esther de una vida no alcanza... os mando un beso

    ResponderEliminar