jueves, 6 de junio de 2013

NECESITO VERLA

Ayer la sesión con la terapeuta no fue como hasta ahora. Íbamos a contar una historia (la suya, aunque ella no lo sabía). Cuando nos disponíamos a empezar Xiao se cerró en banda y dijo que no quería escuchar la historia, que sabía que era la suya y no quería que la hicieramos pensar en cuando ella sufría tanto (con esas palabras). Lloró un rato, se desahogó y pasamos el resto del tiempo dibujando y dejnadola que se tranquilizase. 
El momento de irse a dormir sigue siendo el de nuestras charlas, el de nuestra intimidad y abordó el tema. Me dijo, o más bien me advirtió, que no quería ori esa historia ni en la próxima sesión ni nunca, que no pensara, ni en broma, que nos iba a dejar contarla. Quisé saber los motivos, sus razones, sus emociones y hablando de eso ella misma fue saltando de un sentimiento a otr, de una necesidad a otra. Hasta que llegamos al meollo, al punto que últimamente la trastorna: su madre biológica.
Me gustaría poder reporducir nuestra conversación como lo he hecho tantas veces, pero ya no es fácil recordar todo con fidelidad; sus ideas, sus expresiones, su vocabulario son cada vez más ricos y complejos y recordarlo es más difícil. Pero intentaré reflejar fielmente lo que me dijo.
Para empezar me dijo que su madre, "la auténtica, la que me llevó dentro y me parió", sufre, sufre muchísimo. A mi prengunta de porqué me respondió que ella no la había abandonado, que fue su padre chino (eso no es "auténtico", es "chino"). Me puso como ejemplo a mi misma. Me pidió que imaginara que ella había estado en mi tripa y que yo la había parido. Y que imaginara también que papá no quería quedarse con ella y me la quitaba y la dejaba por ahí. "¿Tu no sufrirías? sé que te morirías de pena, mamá. Pues así está ella por que eso es lo que pasó". Siguió "recordando" como "la madre que me parió jugaba siempre conmigo. Jugábamos al pilla pilla y siempre nos reíamos mucho. Me quería casi tanto como tu". 
De pronto hubo un silencio, un espacio en el que veía como su carita iba cambniando, como las lágrimas se venían a sus ojos. Le pregunté que le pasaba y se echó a llorar. Y me dijo: "Mamá, necesito verla, necesito verla, no puedo soportar no saber como es, no me puedo acordar de como es. Mamá, quiero buscarla".
Hablamos, mucho rato, muy intenso y muy profundo. A veces me parece mentira estar hablando con una niña de 6 años. Hablamos de la búsqueda, de lo importante que es estar preparado, de ser adulto, de tomar decisiones. Le dejé muy claro que esa es una decisión que tomará ella, ella sola, y que sea cual sea nosotros estaremos cerca, ayudando, apoyando y buscando. Pero que debe esperar. No me preguntó por qué, ella misma se dió la respuesta en voz alta. "Lo entiendo, seguro que es muy duro y ahora me haría más daño". 
Le pregunté en un momento de la conversación que haría si algún día la encontrabamos y me dijo que "verla y volverme contigo por el mismo caminito que fui, no me pienso quedar con nadie que no seas tu".
Como no podía dormir se vino conmigo a mi cama y seguimos hablando. esta vez fui yo quien le hablé de mis emociones, de cuando la esperaba y de cuando la operaron. Y lloré. Y me consoló. Le conté que estaba todo escrito, que algún día lo podría leer y saber como y que hablábamos y como nos sentíamos.
Al final me reconoció un miedo que la paraliza, que le da unos cohetes enormes y que no sabe como quitarse de la cabeza: que yo me muera. 

5 comentarios:

  1. La lectura que yo hago de lo que cuentas, sería que Xiao es incapaz de imaginarse a su otra madre abandonandola.A traves de la relacion madre-hija que habeis establecido es como ella imagina a todas las mamás. Solo hay una razón que sabe posible para una separación entre vosotras dos;la muerte, por eso esta es una cuestión que ronda en su cabeza y le aterra.

    El padre chino que si que es capaz de abandonarla, es para ella una posibilidad más aceptable. Yo creo que del rol que juega en su vida su padre ahora saca ella esas conclusiones.

    En cualquier caso es emocionante como va colocando cada emoción, cada sentimiento, la salud mental de esta criatura es impresionante.

    Un beso
    Concha

    ResponderEliminar
  2. Xiao tiene una madurez que asusta, es inteligentísima.
    Y tú lo estás haciendo muy bien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Xiao, te voy a contar algo que senti leyendote, porque no pensar que los recuerdos de Xiao son relaes?? te explico , conozco mas de un caso en china donde la informacion a la familia es "fue abandonada al dia der nacer" y despues no ser asi... haber abandonado mas mayorcitos y poseer recuerdos. Mi experiencia personal : trabajo con un nene de Brasil que en el informe decia que su madre tras parirlo lo deja en el hospital y nunca mas lo ve. El me contaba como su madre lo sacaba de su cuna (en el orfanato cuando iba a verlo) y detalles de sus visitas..... le decia que eso era su novela familiar que no pudo ser asi y el insistia.... años mas tarde el padre pide documentacion y le dan registros de visitas de su madre al orfanato con documentacion exacta a episodios que me contaba.... la delegacion de bienestar de alli, simplemente mintio y el decia la verdad....
    No se quizas son recuerdos reales... de cualquier forma es increiblemente madura....me encanta tu hija y tu!! enhorabuena por vuestra relacion

    ResponderEliminar
  4. Hola

    Soy mamá adoptiva como tú de niña etíope, te lo he comentado ya otras veces que pasé por aquí. Creo como Concha, que la niña no puede soportar que su madre la abandonara queriendo, por los motivos que fueran y muy probablemente ella no quisiera hacerlo, se vio obligada. Aunque existe la posibilidad de que no sea así. Y el miedo a que mueras es algo muy normal en los niños adoptivos. Es normal en todos y se agudiza más en estos niños por el miedo al segundo abandono. Lo bueno es que ella lo saca todo con con corta edad y eso tiene pinta de que la va a ayudar mucho en el futuro.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Que bonito que hable con tanta naturalidad de sus sentimientos ! Y que madura es tu hija !!! es un cielo de niña !!
    Lo que noto es que esa madure le hace tener esos sentimiento tan a flor de piel,y le duelen, pero claro cada niña es como es y tu como madres lo estas haciendo de lujo con ella ayudandole y acompañandola en cada momento en su trayectoria emocional. Besos

    ResponderEliminar