viernes, 11 de febrero de 2011

CONTAR..... HACER PENSAR

Hoy en dos de los blogs que suelo seguir hoy han escrito sobre las preguntas de nuestros hijos, sobre sus inquietudes, curiosodades. Y ambas me han hecho reflexionar sobre ello. Me han traído ideas a la cabeza que estabn casi formadas, aunque necesitaban quizá solamente ponerles palabras.
Una madre de Marte le ha puesto esa frase a mis reflexiones: "Lo que no se habla suele ser lo más importante; y hablarlo lo único que cura". Es una frase de Peter Tobiörsson.
A veces, por comparación sobretodo, veo que mi hija siente y expresa una curiosidad enorme por su historia, por su vida anterior a formar parte de una familia, la nuestra. Abandono, orfanato, soledad, adopción, no haber estado en la tripa de tu madre, haber tenido otra madre...... son palabras y conceptos que no entran en la cabecita de un niño por ciencia infusa. Y para que pregunten por ellas hay que dárselas.
Es fácil decir que nuestro hijo no "siente curiosidad" o que "nunca pregunta" si no se le ha ofrecido nada sobre lo que preguntar.
Sé que muchos padres piensan que hablar con sus hijos adoptados sobre su viaje, su encuentro, la larga espera, la estancia en el corazón de la madre y poco más ya les da información suficiente para hacer preguntas, que hablan sobre ello. Mi opinión es que no, que necesitan tener mucho más para que las preguntas surjan.
Todos los que me seguís sabéis en que grado mi hija se pregunta y me pregunta sobre sí misma. Sus preguntas son cada vez más profundas y más complejas. Está manejando conceptos que le vienen grandes, enormes, pero los tiene, y se puede plantear que no lo entiende o que quiere saber más. Tengo muy claro que a Xiao las preguntas se las he dado yo, contándole desde muy al principio, desde cuando aún no me entendía, su historia, con todas sus palabras, las dulces y las amargas, con todo el contenido y toda la información que poseo. Y con su historia en esa cabecita preciosa que piensa y se mueve, ella está elaborando sus sentimientos hacia todo ese tiempo.
No creo que sea bueno que nos sentemos a esperar que nuestros hijos nos pregunten, hacerles saber que pueden preguntar no debe ser sufieciente si no saben sobre qué han de hacerlo; y cuando llegan a ese conocimiento por sí mismos quizá es demasido tarde y elaborar es más trabajoso y más doloroso.
Yo siempre digo que una de mis obligaciones como madre es darle armas a mihija para que enfrente las situaciones que le proponga la vida. Hablarle de su pasado tan claro y desde tan pronto creo que ha sido una de ellas. Y la está usando como si entendiera lo importante que será para ella, para nosotras.

7 comentarios:

  1. Aprecio enormemente tu blog! Me rio y me emociono a la par, pero esta entrada me da pie a expresar una percepcion que veo que no es solo mia, sino tuya tambien: las preguntas y temores de tu hija, no crees que son mas bien las tuyas? El hecho de su adopcion se ha transformado a una edad muy temprana en el nucleo de sus sentimientos, cuando en realidad el entendimiento pleno sobre ello exige una madurez que no corresponde a su edad. No quiero decir con esto que no entienda las preguntas, que esta claro que si, lo que no comprende en toda su dimension son las respuestas, y ante todo el hecho esencial, que el hecho de la adopcion no debe dominar constantemente su vida. Es solo una opinion, por favor no lo interpretes como un ataque, la grandeza de esta vida es que podemos elegir el modo de afrontar nuestras relaciones sociales de todo tipo, amorosas, familiares, de amistad y maternales, como cada uno entendemos es mejor. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. vaya, cuanta razon en tus palabras. Comparto lo q decis y expones aca. Hay q ser consejeros de nuestros hijos, explicarles las cosas y darles las bases para enfrentar la vidad.

    un besazo

    ResponderEliminar
  3. Anonimo, en cierto modo tienes razón; generalmente le damos importancia a lo que creemos que la tiene y hablamos de ello. Supongo que ese es el mecanismo aunque sea de una manera inconsciente. Y esta claro que su historia también forma partre de mis preocupaciones y mis preguntas. Pero mis preguntas son muy diferentes de las de mi hija. Y esas no se las he transmitido. Ella hoy por hoy, por su edad y madurez, no puede entender casi nada, por no decir nada, de lo que le ha pasado en la vida. Por eso pienso que necesita preguntar, por que sabe y no entiende. Pero no creas que es el núcleo de sus sentimientos ni de sus pensamientos. Yo aquí hablo especialmente de ello, de estos episodios cuando ocurren, por que son muy significativos. Pero hay muchas más cosas en nuestra vida y en nuestra relación.
    Si yo le he dado su historia desde muy pronto, es por que estoy convencida de que lo mejor para ella es elaborarla cuanto antes, y parece que ese cuanto antes en mi hija ha sido desde ya. También hay sentimientos, especialmente hacia el orfanato, que han salido de ella, no se los he "dado" yo.
    Por otra parte estoy segura, ahora que la conozco bastante bien y se como "se duele", que de su historia le habría pesado tanto o más si no la hubiera conocido. Pero en ese caso no hubiera tenido medios para elaborarla.
    No, no hacemos de la adopción el foco de su vida, pero sí que es una parte de su vida que tiene un peso y no podemos apartar.
    Gracias por tu comentario, siempre aportan.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Lo que tú has hecho, y a mi modo de ver con un cuidado exquisito, es hacerle una narración de su historia, de manera sencilla y a su medida.
    A partir de ahí y gracias a esa relación tan intima que habeis creado, es ella la que va decidiendo en todo momento lo que quiere saber, o decide comunicarte los sentimientos que eso le produce. Tú le has abierto la puerta y va de tu mano, pero ella es siempre quien decide que, como y cuando.

    Yo sé con cuanto mimo trabajas todo esto con ella, y que control de tus propias emociones para recoger las suyas, para que se sienta sentida.

    Nuetros miedos y temores, si por supuesto, claro que estan ahí, y a veces nos llevan a afrontar la historia de nuestros hijos, leyendoles cuentos de adopción y corriendo despues sutilmente un tupido velo. "No preguntan" escuchamos decir a veces, "no les interesa, han normalizado su situación".

    ¿Es eso lo que realmente pasa, ó lo que deseamos para tranquilizar nuestro miedo?

    ResponderEliminar
  5. EStoy totalmente de acuerdo contigo, pero creo que también hay que tener en cuenta la capacidad de entendimiento de cada niño. Tu hija es muy lista, la mia creo que no tanto henmos hablado de su mama de la barriga de su estancia en el orfanato, de sus cuidadoras del abandono, nunca utilizo con ella esta palabra, creo que con 4 años es muy dificil de entender, del cariño que seguro la tenían. De echo su cuidadora lloró en el registros cuando nos la entregaron. Y Carmen queria con ella no con nosotros.
    Pero ella creo que es incapaz de entenderlo en profundidad, ella dice yo ya tengo aqui una mamá, un papá (su padre es una figura muy importante en su vida) y no va más allá.
    He decidido dejarlo estar no quiere o no es capaz de entenderlo de echo me dice mama ya lo se no me cuentes mas veces lo de la mama de la barriga, por eso me sorprende la capacidad de tu hija para entenderlo todo.
    Una amiga mia adoptada, me dice que Carmen es muy práctica y que no va mas allá que no la interesa ella esta contenta con su vida y que probablemente sea siempre asi, de echo ella mi amiga es así. Tiene suficiente con su vida su cole, sus amigas, de echo hoy duerme en casa de una, sus parque sus primos....
    Por eso te sigo me encanta como resuelves las situaciones con tu hija, aprendo mucho de ti y si algún dia mi Carmen entra en esa dinamica recurrire a tu blog, creo que me has enseñado mas que mucha gente de los cursos y cursitos que he echo sobre adopción.
    Un Beso
    maría

    ResponderEliminar
  6. Hola: Interesantísimo tema el que tratáis, el de la creación de narrativas que les ayuden a explicarse a los niños sus historias. Yo pienso que lo importante es hablar con los niños con naturalidad desde el principio, adaptando las explicaciones a su nivel y respetando los ritmos y las distintas capacidades para ir elaborando psicológicamente. Pero en cualquier caso, si se hace, proporcionaremos al niño al menos lo siguiente: (1)una narrativa, con lo importante que es para la mente (2) la creación de un clima: se puede hablar, no es tabú (3)herramientas emocionales sobre cómo se siente, que le permitirán cada vez más ser capaz de integrar más los detalles, matices, palabras y conceptos en un futuro.

    Quiero comentar las palabras de la mamá o el papá que dicen que tenemos miedo y decimos que el niño no quiere saber cuando somos nosotros los que tenemos miedo. Es un aspecto importantísimo a analizar cada uno de nosotros.

    Tu blog me aporta las experiencias y vivencias de las personas que acuden y la tuya propia, tan importantes (y a veces diría que más) que lo que los profesionales proponemos.

    Precisamente Xiao, parece que vamos de la mano porque mañana publico en mi blog una entrada sobre la importancia de las narrativas.

    Un abrazo,

    José Luis

    ResponderEliminar
  7. Me parece interesantisimo lo que haces. no me parece forzado o nuclear el tema y le das la importancia que tiene para tu hija. La madurez de cada niño es diferente y yo si he visto a niños de eta edad con esas inquietudes. ella además tiene gracia y sabiduría al expresarlo. Me parace fundamental el clima de dialogo y la naturalidad que le fomentas, porque le estas diciendo con ella " tu puedes contar conmigo".
    un beso
    laura

    ResponderEliminar