lunes, 14 de febrero de 2011

MIEDO A LAS PALABRAS

Un par de meses antes de ser asignados la hija de unos amigos, también adoptada en China, me preguntó que si nuestra hija ya había nacido. Ante mi respuesta afirmativa me preguntó que donde estaba. Su madre intervino rápidamente y le dijo que estaba en un colegio grande, igual que aquel en el que ella estuvo, un colegio en el que las niñas se quedan a dormir. Yo iba a decir que en el orfanato, pero no me dió tiempo...  Esta niña de la que hablo tiene ya 7 años y aún no se pronuncia delante de ella la palabra orfanato ni similares.
Siempre he pensado, antes de tener a Xiao y ahora que está con nosotros, que a las palabras las cargamos nosotros de connotaciones negativas o positivas, según en qué contexto las usemos y según en que tonos las digamos.
A mi no me da miedo pronunciarlas en voz alta, ni decirselas a mi hija. Pero no creáis que nunca me dieron miedo.... a algunas les tenía pánico. Y yo pensaba.... si para mi pronunciarlas es difícil nunca podré transmitirle a mi hija que no hay nada de malo o peyorativo en ellas. Estoy convencida de que algún día alguien, un compañero, un "amigo".... alguien, le dirá una de esas palabras, le dirá "te abandonaron", "estabas en un orfanato", "esa no es tu verdadera madre"..... y cuando llegue ese día me gustaría que Xiao sepa lo que le dicen, sepa que no es malo, sepa decirles "sí, ya lo sé" y que no le haga daño.  Bueno, a todo menos a lo de verdadera madre... jejejeje a eso espero que sepa decir que no soy ni verdadera ni falsa, soy sólo su madre.
Tenía que hacer algo para perder esos miedos, para que todas esas palabras que hemos cargado de negatividad se convirtieran, sino en positivas que eso es imposible, sí en neutras, sin cargas negativas y, sobretodo, sin miedo a pronunciarlas.
Abandono y orfanato eran las dos que más aprensión me producían.
La sexta acepción que la RAE hace de la palabra abandonar dice así: "Entegar, confiar algo a una persona o cosa". Y decidí quedarme con ella en mi mente.... y acepté abandonar referido a mi hija, y la uso y se la digo, sin miedo ni temor. No creo que la entienda aún, pero la sabe, sabe que es parte de ella y de su vida. Preguntará, y el día que lo haga será por que su mente necesita ponerle significado. Lo que quizá no entenderá nunca será la acción que su madre biológica realizó. Pero eso es otro tema, en eso ya trabajeremos cuando corresponda.
Orfanato: Asilo de huerfanos. Y un asilo es un lugar de amparo y protección, en griego significa sitio inviolable.
Las palabras tienen significado, un significado que nadie puede cambiar, pero sí podemos darles notas peyorativas o notas muy positivas. Quedándome con estas últimas le perdí el miedo a un vocabulario imprescindible para contar la corta historia de la vida de mi hija.
Y no dejo de usar ninguna; no las entiende, pero las escucha y sabe que son parte de ella. Y entender el significado de todas esas palabras no le ayudará a entender las acciones que las motivaron.

14 comentarios:

  1. creo q ese miedo que sienten las familias q estan en la misma situacion tuya es totalmente entendible, pero hay q saber accionar, o mejor dicho, tener un plan para saber como proceder cuando el pequeño ya este prepardo para entender aquellas palabras que pueden llegar a hacerlo sentir mal en un futuro

    un besazo

    ResponderEliminar
  2. estoy contigo, pienso que las cosas claras y naturales desde siempre le ayuarán para más tarde

    ResponderEliminar
  3. Que reflexión tan valiosa Xiao!. Cuanta razón en todas tus palabras.

    ResponderEliminar
  4. Tengo suerte y mi hija es la que me ha abierto el camino hacia todas esas "temibles palabras". Ella ha sido la que ha usado abandono, orfanato... Y por mucho que yo, su madre, quieras darle una connotación positiva a esas palabras no es posible porque no la tienen. Y por ello, porque son palabras cargadas de dolor, mejor oirlas en casa, usarlas y aceptarlas. Tenemos que ayudar a que la herida de nuestras hijas cicatrice, porque las cicatrices pueden molesar pero no duelen, mientras que las heridas si duelen y son vulnerables a cualquier cosa.
    Un abrazo
    Itsaso

    ResponderEliminar
  5. Me encantan las acepciones que has encontrado, tomo nota de ellas.
    Yo también pienso que no utilizar una palabra es darle más importancia de la que tiene, que cuando algo se oculta, cuando sale a la luz, lleva un poco de tinieblas...
    un beso

    ResponderEliminar
  6. Amén!! Yo tambien uso la palabra orfanato... y abandono... aunque esta ultima de momento con él no la hemos tratado todavia... la otra que estoy usando mucho es negro. Eres mi negro, eres el negro guapo, culito negro!!
    Besos xiao.

    ResponderEliminar
  7. Pues sea como fuere de esas palabras vienen nuestras hijas. Es decir fueron necesarias para que ahora esten en casa. A mi me duele su abandono, y me produce multiples sensaciones el orfanato en el que estaba, no se si todos. Aquel era todo, menos lo que imagine, lo que vi en videos. Ni cunas, ni juguetes, ni limpieza.... pero era su casa, no su hogar, ese es ahora el nuestro. Por eso las tenemos que aceptar y aunque duelan, estoy de acuerdo con Itsaso en que cuest verlas positivas, hay que usarlas. porque como muy bien dices un dia se las diran y debemos intentar que no les suene a nuevas con todo la carga negativa que se la puedan decir.A Julia , cuando vemos su albun, le digo este era el orfanato y esta tu cuidadora etc.... abandono, aun no la he usado. A ella le digo " mi china de la cochinchina" y "mi budita vietnamita" .... creo o creamos vocabulario de la adopcion que no duela, pero la adopcion duele y de nuevo , como dice Itsaso debemos ayudar a cicatrizar.
    besos guapa
    laura

    ResponderEliminar
  8. Las palabras son solo eso, palabras, lo que nos duele en la carga emocional de "abandono" "orfanato"... nos duelen nuestros hijos y por tanto el inicio de sus vidas, y ese dolor nos corresponde gestionarlo a nosotros como adultos primero, para tener la serenidad de hacerles la narración de su historia, que es suya, y que por desgracia no es un bonito cuento aunque si puede tener final feliz.

    La maternidad es por momentos, una muy dolorosa aventura.

    ResponderEliminar
  9. Hay una frase de Carmen Martin Gaite que dice "las palabras siempre me han salvado de la tristeza" que creo que podria aplicarse a cualquier cosa.
    Las palabras describen y construyen la realidad, o dicho de otra forma en castellano castizo al pan, pan y al vino, vino.
    Las personas que eligen 'ocultar' o disfrazar la realidad vivirán siempre en un ay, con el miedo a que alguien les diga a sus hijos tal o cual. Aunque seguro que lo hacen convencidos de que es lo mejor, supongo

    En cuanto a lo que comenta Laura, una palabra que parece que tambien da miedo es 'negro' Pablo tiene dos compañeros negros en la guarde pero toooooooodo el mundo dice la palabra en diminutivo "negrito" "negrita" uuuuuuf pues no se como les sienta a los padres, si la persona lo dice de corazón supongo que tampoco es para tomarselo a mal, pero lo veo como una especie de prevención.... a Pablo nadie le dice que es 'blanquito'
    Bueno, que estoy aprendiendo muchísimo leyendoos
    Xiao te he encontrado por ahi en un blog que se llama buenos tratos y me ha hecho ilu, jaja ni que nos hubieramos visto en el super, qué Loli me estoy volviendo!!!

    ResponderEliminar
  10. Itsaso estoy de acuerdo contigo, no tienen nada de positivo. Yo busco no sentir esa gran carga negativa cuando lo hablo con ella; esa carga la tiene por sí misma su historia y será, o mejor dicho, es ella la que tiene que cargarla o descargarla según sienta. Yo busco saber ser neutra cuando las uso, que no salgan mis sentimientos ni mis miedos, que no se los transmita.
    Positivas no son ni lo serán, ni serán más duces ni mejores.
    El quedarme con acepciones menos negativas fue un ejercicio de aceptación por mi parte antes de que ella llegase. Y funcionó: perdí el miedo a pronunciar en voz alta "esas terribles palabras".
    Esther, a mi me pasa, cuando encuentro a alguien que "blognozco" en otros blogs me parece que les he visto en el super. Por cierto, yo no soporto que me digan de Xiao: "chinita"; es china, y pequeña, pero no "chinita" Así que si fuera negra creo que no me gustaría que le dijesen "negrita".
    Besos a todos y gracias por comentar. Es la sal del blog.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Yo no tengo miedo a las palabras, evidentemente nosotros las cargamos de significado,pero hay están con ese significado, evidentemente la sexta acepción de la palabra abandono me gusta mas que las cinco primeras, ahora mi hija nos se si esta preparada para entender la palabra abandono igual que tampoco la digo tu eras una niña expósita china, por que todos sabemos que los niños expositos en este pais son los niños de los hospicios. Yo lo se lo tengo claro lo he asumido y he llorado por ello, pero creo que mi hija entiende mucho mejor en vez de decirla niña exposita que paso un año en un hospicio.
    Si la digo a ti te dejaron a la puerta de un orfanato con un paquete de leche, un biberón de leche, y un cordón rojo en la muñeca.
    Por eso no creo que a mi hija su madre la abandoranra, la dejo allí por circunstancias que desconozco, como me dice una amiga china, abandonamos a nuestros hijos por miedo. Pero siempre los llevamos en nuestro corazón.
    Por eso pienso que su madre siempre la llevará en su corazón.
    Y cuando me pregunta, mama mi mama china me queria, la digo no sé, pero seguro que si cariño y como no te podia cuidar te dejó en un orfanato, para que tu otra mama te encontrará, en todo momento incluyo al papá, mi hija no imagina su vida sin su papá y de echo me pregunta por su papá de china.
    Un saludo
    María

    ResponderEliminar
  12. Otro ejemplo parecido pasa con la palabra madre para llamar a la madre biologica... cuando oigo a alguien nombrarla "senyora" para "no confundir" al niño, pienso que ese alguien tiene un tremendo problema!!!!!

    ResponderEliminar
  13. Gracias por desconfiemos el verdadero significado de esas palabras y hacer que comprendamos mejor lo que dicen. Me parece que Xiao crezca sabiendo lo que significan le va a ayudar mucho. Un besazo fuerte

    ResponderEliminar
  14. Cuanta razón tienes Xiao y teneis en general sobre este tema. Yo no recuerdo haber tenido miedo consciente a estas palabras pero quizás, si tuviera que decidir cual es la más difícil para mí diría "abandono", sin duda. Es una palabra complicada, dura y con muchísima información. No la he usado, de momento, pero la comunicación que tenemos yo y mi hijo sobre ese tema ha sido bien poca y se ha convertido en muy difícil para los dos. Pero sí, en general intento llamar a todo por su nombre, no crear ningún tabú y hace poco tuve una sorpresa agradable a este respecto. Un día me hizo un gesto de callar cuando salió el nombre de su "otra madre" (que pronunció él sin darse cuenta de que mi madre esta delante), a lo que yo respondí con total naturalidad para que él viera que la podía nombrar donde quisiera y cuando quisiera, que no era un secreto ni algo a esconder. Hace poco le explicó a un familiar un montón de cosas de sus hermanos y padres biológicos y eso me llenó de satisfacción.
    Son sus vidas, con un montón de expriencias que tienen nombre y que utilizarlos les será siempre favorable. Ellos tienen la sartén por el mango si conocen las palabras porque quizás alguien que no conozca el significado de estas palabras algún día se las diga... entonces nuestros hijos e hijas tendrán ventaja.

    Gracias por esta entrada tan constructiva,
    Lyd.

    ResponderEliminar