miércoles, 27 de abril de 2011

EN CHINO, NO

Hace unas semanas ha abierto en mi pueblo un pequeño bazar-supermercado un matrimonio chino. Son bastante jóvenes y, especialmente ella, está volcada con mi hija y le quieren enseñar chino.
La anécdota que os voy a contar sucedió uno de los pirmeros días que abrieron. Estaban dentro de la tienda el matrimonio con otros dos señores chinos. Hablaban entre ellos, por su puesto, en su lengua. Mi hija entró y no les hizo caso, se fue directa a mirar juguetes y chuches. Ellos hablaban y hablaban..... y Xiao ni caso. Hasta que uno de ellos, que estaba sentado en una silla baja, se dirigió a ella mirándole a los ojos en chino. A la niña se le demudó la cara, se le puso un gesto de terror y salió corriendo hacia mi. Se me abrazó a la pierna y empezó a decirme que no quería que le hablaran en chino, que a ella no, que en chino no.
Ahora, cuando entramos y la saludan, les advierte que "¡¡en chino, no, ¿vale?"

6 comentarios:

  1. Jop, pobre Xiao que susto se tuvo que pegar. Para ella tiene que ser duro estas cosas pero poco a poco le irán afectando menos. Lo que me deja alucinada lo bien que sabe lo que NO quiere, es genial, tiene una personalidad muy definida. Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Qué fuerte esa experiencia! El problema que tenemos nosotros es que al ser nacional rechaza su propia lengua! Es decir, odia a muerte el catalán (lengua de todas las instituciones, incluidas las casas de acogida)...

    ResponderEliminar
  3. Nosotros hace un par de semanas fuimos a cenar en casa de un chico nigeriano que es igbo igual que mi hijo... mi hijo no fué capaz de decir que no queria escuchar el igbo, pero si que dió muestras de rechazo hacia ese chico, no en cambio hacia su mujer, blanca y catalana como nosotros... el dia siguiente a esa cena, estuvo haciendo rabietas por todo...
    Laura.

    ResponderEliminar
  4. jajaja, pobrecilla, vaya susto no¿

    ResponderEliminar
  5. hace tiempo que sigo tu blog, y cada dia me quedo admirada de la determinacion que demuestra tu hija. Un beso muy fuerte.
    www.marietameva.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Son los recuerdos marcados...que...poco a poco...irán desapareciendo...seguro...cuando ella vaya racionalizando su vida y su historia y sepa que no va a cambiar nada del ahora...que el pasado está allí, lejos, en los sólos recuerdos...

    ResponderEliminar