viernes, 15 de abril de 2011

BÚSQUEDA DE ORÍGENES

Búsqueda de orígenes. Llevo tiempo dándole muchas vueltas a este tema y me ha bloqueado bastante. De pronto me ha llovido un chorro de información al respecto que no me esperaba; yo creía que tenía una postura muy clara al respecto pero tanta información ha removido mucho y ha hecho que mi postura pase de un extremo al otro pasando por todas las que podáis imaginar, varias veces.
Cuando pusimos nuestra intención de adoptar encima de la mesa hubo que tomar muchas decisiones, una de ellas dónde hacerlo. Decisiones que se toman desde el más absoluto desconocimiento de lo que adopción es, supone y significa en nuestra vida y la de nuestro futuro hijo. Yo la adopción nacional la llevaba descartada; la principal razón: el periodo de acogimiento pre-adoptivo me daba miedo, mucho miedo. La remota posibilidad de perder a mi hijo me aterraba. Y no quería pasar por esa prueba. Siendo claro que sería adopción internacional China fue casi la opción "única". Tenemos amigos muy cercanos con hijas nacidas en China, lo que nos acercaba mucho a este pais. Además, cuando nosotros empezamos era muy rápido y el tiempo nos apremiaba (al final tardamos 4 años, pero eso no lo sabíamos). La inexistente posibilidad de que la familia biológica buscase y reclamase fue otra razón para irnos a China. Yo entonces no se me ocurría pensar que mi futuro hijo pudiese querer buscar. Cuando digo que empezamos sin tener ni puñetera idea de que va esto, no me desvio de la verdad ni un milímetro: no teníamos ni puñeterísima idea de qué va esto.
El tiempo pasa, una se prepara, lee, se informa, habla, escucha...... y los orígenes y la busqueda de éstos se convierte en una realidad que desconocía. En este punto mi búsqueda de información es sobre como afrontar el no tener ninguna información ni la posibilidad de tenerla. Hasta que hace un par de meses descubrí un blog americano que hablaba de gente que realiza estas búsquedas en China, con toda clase de resultados.
Mi primera postura: tengo que buscar, por si algún día mi hija quiere esa información. Y con mi primera postura mi primer problema: mi marido no quiere ni oir hablar del tema. Si decido hacerlo lo he de hacer sola y "en secreto"...... malo....... pero las neuronas siguen funcionando y sigo dándole vueltas y sigo indagando y buscando información.
No voy a aburriros con todo mi proceso interior, ha sido muy largo; quizá aún sigue en marcha, no estoy segura. Sí deciros que me he centrado en mi búsqueda de información me he planteado muchas preguntas, algunas con respuesta y otras que siguen en el aire, sin una respuesta clara. Quizá esas respuestas me las tenga que dar mi hija algún día. Sí tengo respuestas de otras personas. Desde hace poco la de un chico (35 años) adoptado cuando tenía 9 días y vecino mío. Este chico, al que llamaré Juan, tiene una vida plena, con la cabeza bastante bien amueblada, tiene amigos, trabajo estable, un trabajo que le satisface y le gusta..... Juan ha conocido su condición de adoptado desde que tiene uso de razón, no hubo revelación por que no fue necesario. De pequeño, cuando en colegio rezaban el lo hacía por sus 3 madres, la del cielo (que era la Virgen, es lo que tienen las monjas.....) la de casa y la de la barriga. La monja se escandalizaba, pensaba que sólo se podían tener dos madres, la Virgen y la propia. Pero Juan nunca se bajó del burro y siempre rezó por 3. El niño se hizo adolescente y seguía hablando de su madre biológica. No era una presencia constante, pero él era consciente de su existencia. Cuando Juan tenía 23 años su padre habló con él sobre la búsqueda de sus orígenes. Le ofreció iniciar esa búsqueda que, por lo que ellos mismos me han contado, no debería de ser muy complicada pues tienen muchos datos. Y Juan siempre le ha dicho a su padre que no le hace falta. Juan se siente completo como está, no siente necesidad de conocer ni de saber. Habla de su madre biológica con respeto, no la juzga. Para él es un tema zanjado: no siente curiosidad, ni necesidad, ni deseo. Y quiero dejar claro que es consciente de su condición de adoptado y de su vida, no vive una fantasía. Sé que hay muchos adoptados que sí necesitan saber, no ignoro esa realidad y también pesa, y mucho. Es por esa realidad por lo que me planteo tanta pregunta.
Y yo tengo la cabeza llena de preguntas.
Está claro que toda persona tiene derecho a conocer sus orígenes pero ¿tengo yo derecho como madre a buscar sin su consentimiento ni su conocimiento? ¿tengo derecho a, en caso de encontrar,  guardar esa información en un cajón para revelarla un día futuro o nunca? ¿tengo derecho a darle esa información desde el momento de saberla aunque no me la pida, aun a riesgo de hacerle daño con ella?¿tengo derecho, también en caso de encontrar, mantener contacto a espaldas de mi hija? o ¿tengo derecho a involucrarla en ese contacto? ¿tengo derecho a responder mis preguntas a costa de ella, de su vida, de su pasado? ¿tengo derecho a presuponer un deseo futuro de mi hija? ¿tengo derecho a tomar decisiones por ella? ¿busco para ella o para calmar mi deseo de saber? A todos etas preguntas mi respuesta es NO.
Uno de los argumentos que esgrimen muchos padres en búsqueda es que ahora hay posibilidades de encontrar y cuando nuestros hijos puedan tomar la decisión no las habrá. A mi no me vale; las oportunidades son únicas, personales. Uno coge su tren cuando pasa. Yo creo que no debo coger un tren que no me corresponde, que no es mío. Si cuando mi hija llegue ese tren pasó, tendrá que asumirlo, igual que tendrá que asumir muchas cosas en su vida, muchos trenes a los que no llegará.
Creo que tengo repuestas a casi todas mis preguntas, pero no sé si esas mismas respuestas de hoy mañana serán otras. Hoy por hoy creo que no tengo derecho a buscar por ella, sin su consentimiento ni su conocimiento. Creo no soy yo quien debe tomar esa decisión. Aún a riesgo de que en el futuro no haya posibilidades de encontrar.

16 comentarios:

  1. Ay tocaya! Qué gran pregunta! También estuve reflexionando sobre el tema, al principio pensaba que si buscaban sus orígenes me sentería un poco frustrada, pero luego he entendido que puede ser parte de su puzle, y en consecuencia hay que respetarlo. Pero pienso que con el tiempo ella misma tendrá sus necesidades al respecto.

    ResponderEliminar
  2. Yo opino que deben ser ellos los que busquen sus orígenes si tienen el deseo de hacerlo. Tampoco debe ser fácil en China.
    Estoy de acuerdo contigo en que es un tema privado y no sé si es lícito buscar información sin su consentimiento. Cuando llegue el momento, si llega, se les puede ayudar en su bísqueda.

    ResponderEliminar
  3. En el caso de mi hermana tuvimos que poner un fecha: cuando cumpla 18 años empezaremos a buscar en firme. Tenemos algunos datos y ella se muere por saber más pero aún no está preparada... fantasea sobre lo fantástica que debe ser su madre bio... en fin, es un proceso muy largo y dificil. Yo estoy de acuerdo con tu postura de buscar sólo y cuando ellos quieran, necesiten y estén preparados.

    ResponderEliminar
  4. Ayer hizo 10 años que fuimos a buscar a mi hija a Nanchang. Yo tambien idealicé: le explicaré su cultura, aprenderá chino, mantendre el contacto...Mi hija no quiere saber nada de China, conoce su historia hasta donde yo sé. La dejaron el mismo dia de su nacimiento. Tiene una marca en le paladar y dos lineas paralelas en la lengua que podrian, quiza, servir de pista en caso de querer buscar, pero a ella no le interesa. Le ofrecimos ir a China a conocer su ciudad y dice que no le importa. Como tu dices, la decisión es de ellos y nosostros solo podemos acompañarlos en su busqueda si ellos quieren. No podemos negarles la informació que tenemos, pero buscar en su nombre puede crear más rechazo. Es su historia, es su vida, es su decisión. Otros han decidido en su nombre: abandonarlos, buscarles otros padres, otro país. Dejémosle que decidan lo que quieren saber y cuando saberlo, eso si, repetando hasta el infinito su historia y su decisión. Esa es mi opinión y el proceso que actualmente estoy viviendo con mi hija ya preadolescente.
    Un saludo y muchas felicidades, creo que lo estas haciendo muy bien.
    Rosa

    ResponderEliminar
  5. Como supongo que puedes imaginar, no estoy de acuerdo contigo en esto... creo que tienes derecho a tomar las decisiones que has tomado... y las contrarias. Porque este es precisamente nuestro trabajo como padres: tomar decisiones por nuestros hijos. Sin saber cuáles de ellas les van a parecer bien y cuáles les van a parecer fatal.

    Yo no tomé exactamente la decisión de buscar, me la encontré sin más... fui siguiendo el hilo, y es la mejor decisión que he tomado. No para mí: básicamente, para mi hijo y para su primera madre, como cuento aquí:

    http://madredemarte.wordpress.com/2011/04/08/de-madres-biologicas/

    http://madredemarte.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  6. He leido tu pagina, madre de marte, y creo que no se puede comparar. Si yo hubiera sabido algo de su made biologica no habir roto el contacto. De hecho, de vez en cuando envio alguna foto al orfanato con la esperanza de que le llegue a la madre de acogida que se porto muy bien y a la que intentemos enviar una carta sin conseguirlo porque cambio de dirección. No es negar el contacto con una historia conocida, es ir en busca de lo desconocido en contra de su voluntad. Mi hija es una niña introvertido pero que sabe muy bien lo que quiere y tiene claro que su vida es su vida y que yo no puedo obligarla a relacionarse con quien no quiere. Hace dos años recibimos una carta del orfanato invitandonos a ir a un viaje de reecuentro con las raices. A mi me hacia mucha ilusión. Ella no quiso. Ir, obligarla a enfrentarse con su pasado hubiera sido horrible. Tengo muy claro que mi hija ho hubiera sido la niña sonriente que es en casa sino que hubier reaccionado mal. Para que forzar la situación?. Cuando crezca, si quiere tendrá todo nuestro apoyo. Ahora se que no es el momento, pero cada niño es un mundo y no hay dos historias iguales ni dos reacciones iguales.
    Un saludo
    Rosa

    ResponderEliminar
  7. No se que decirte,solo que me alegro la suerte de tu hija de que te tiene a vos como madre, con preguntas, interrogantes y tanto respeto!

    Me alegro mucho por ella...y quien sabe que sera del manana de nuestras vidas? que tendremos ganas de saber o de ocultar...supongo que el criterio es lo que te hace bien a vos le hara bien a ella...lo que te hace bien con ella, con el padre, con tu gente...yo creo que no hay que pensar que las oportunidades se pasan, a veces se pasan unas y llegan otras...besos, lucre
    pd: te dije que me encanta leerte?

    ResponderEliminar
  8. Yo si tengo la más mínima oportunidad de buscar, buscaré, lo tengo clarisimo. Si en el día de mañana esa busqueda no sirve para nada porque él no quiere saber, pues ahí estará en un cajón, para los restos... pero pienso que si tienes la información, el día que él necesite saber tendrá respuestas al momento, sin necesidad de búsqueda.
    Laura.

    ResponderEliminar
  9. cuantas dudas Carmen!
    que diferentes somos cada una, yo ya la estoy buscando, lo tengo muy claro, si mi hija quiere o no (que sí que quiere saber) a mi me da igual, yo sí que quiero saber quien, como y porque la tengo a mi lado, para siempre por supuesto!, igual que elijo su cole, su médico, si se vacuna, si la bautizo, si hace la comunión, si come esto lo otro o lo de mas allá, ella es menor y esas decisiones, hoy por hoy las tomo yo, bueno, nosotros ,jeje y ojalá tenga la gran suerte de poder mostrar algún día a mi hija el rostro de la mujer que le dió la vida, ojalá!!!!!! sea bueno o malo, es su historia y no voy a negarla, ni por miedo ni por nada...
    te envio esta web por si no la conoces:
    http://www.quiensabedonde.es/es/el-derecho-del-adoptado-a-conocer-su-origen
    besotes, Pilar :O) (Amanda)

    ResponderEliminar
  10. Y después viene otra pregunta, ya he buscado, ya he encontrado, y ahora, ¿qué?.
    ¿Qué relación quieron mantener con la familia bio?, me presento tan solo para buscar y cuando encuentro me retiro?; encuentro y mantengo contacto?, tema dificil.
    En los tres años que lleva mi hija con nosotros, he tenido distintas opiniones y aún no lo tengo claro.
    Merce

    ResponderEliminar
  11. Ese que planteaas es otro asunto que hay que tener muy claro...porque ya todo no dependerá de tí o de mí, habrá otros que podrán querer mucho más de lo que nosotras hemos imaginado...
    Lo que sí creo que hay que tener en cuenta en este difícil asunto...es lo que hoy po hoy quieren nuestros hijos...Mi hija no ha mostrado ningún rechazo nunca hacia China, ni todo lo que de allí viene; y cada día son más profundas y esenciales sus preguntas respecto a su historia allí...y se va centrando en la mujer que la parió, su madre bio...La postura de un menor respecto a su origen es fundamental...si hay hostilidad, todo se hace más confuso...
    Yo estoy en proceso pero...viendo los pasos que me marca mi hija, sospecho que ella querrá saber...casi con toda seguridad...Aún no he tomado ninguna decisión, tengo tiempo...o no?

    ResponderEliminar
  12. El anterior mensaje es mío:Mei...pero no ha salido el autor, no me gusta escribir en anónimo...muaaaa

    ResponderEliminar
  13. Hola, yo también empiezo a ver que existen opciones, y posibilidades de buscar a la familia biológica. Hasta ahora pensaba que era imposible, pero estoy valorando la información que existe. Una pregunta, yo he visto esta página americana http://www.abrightmoon.com/, sabéis de alguna otra fuente?

    ResponderEliminar
  14. Otra pregunta y el respeto hacia la madre bio, y si ella no quiere que la encuentren, nadie se acuerda de ella, y también tiene derecho.
    Yo creo en el acompañamiento, si mi hija quiere buscar la ayudare y acompañare, pero no la dire no te preocupes cariño yo ya lo hice por ti cuando eras pequeña, toma tu historia, a lo mejor me dice y quien eres tu para entrometerte en mi vida.
    Conozco dos hermanas adoptadas las dos conociendo su realidad y una busco a su madre bio y la otra dijo lo mismo que su vecino no necesito, no quiero.

    ResponderEliminar
  15. En este tema he decidido que sea mi intuición la que me guíe. Nada de pienso que, derecho de la hija, de la madre, le corresponde a...
    No. Cada vez conozco mejor a mi hija... y de ese conocimiento íntimoo, de lo que aprendo de otras experiencias, de lo que leo... será de donde surja la decisión.
    Un abrazo
    Itsaso

    ResponderEliminar
  16. Te agradezco esta entrada en la que hablas de manera tan abierta y tan completa sobre el tema. Yo hace un tiempo que estoy en ese "trance" que me ha causado mucha ansiedad y me ha hecho plantearme todas esas preguntas que tú expones. La lectura de personas a favor de esa búsqueda me ha aportado mucha información pero también he intentado buscar por la otra parte, la de los que no opinan que ese sea el camino o que ese sea el momento. A mi marido tampoco le parece que debamos comenzarla pero sí que se ha ofrecido a acompañarme si yo lo decido. La psicóloga del seguimiento también nos argumentó, bastante bien por cierto, en contra de realizar esa búsqueda en este momento y la comprendí perfectamente. De momento he llegado a algunas conclusiones:
    La primera es que la principal fuerza que me empuja a realizar esa búsqueda ahora mismo es en bastante grado mía, personal, para calmar mi propia ansiedad y curiosidad y eso, como tú dices, no me vale. La segunda es que me niego en rotundo a tener ningún secreto para con mi hijo sobre su propia vida, sobre su propia historia, me niego a realizar acciones en ese sentido escondiéndome de él. No me parece justo ni sano, es mi opinión.
    De momento creo que voy a esperar, quizás en otro momento vuelva a planteármelo y tenga que retomar este ejercicio de reflexión, pero de momento toca descansar del tema...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar