jueves, 28 de abril de 2011

COMENTARIO A UNA VIEJA ENTRADA

El 8 de agosto del año pasado publiqué una entrada titulada La Herida Primaria I.
Ayer una persona anónima me dejó un comentario, con su experiencia personal. Como no creo que nadie revise comentarios tan antiguos, lo subo aquí, como entrada para que podáis leerlo; creo que merece la pena. Espero que no le moleste.


Hola a todos y todas. Os habla una adoptada, una adoptada no de de cuando no había asistentes sociales, ni psicólogos, ni libros que leer. A mi me adoptaron con 7 años. A esa edad, yo ya sabía lo que era ir de orfanato en orfanato, la acogida casi no existía. Mis primeros recuerdo son de habitaciones grandes con muchas camita (ni siquiera cunas), hacía mucho frío, y si llorabas nadie solía venir, se escuchaba un shhh!!! Nos bañaban como a animales, si te ponías malo, muy malo debía ser para que te llevaran al médico. Mi vida hasta los 7 años, fue triste, vacía. Fuimos niños maltratados psicologicamente, y físicamente, porque las monjas no entendían de nada. Ahora con el tiempo, me pregunto, como puede ser uqe unas personas dedicadas voluntariamente al cuidado de niños que predican la palabra de Dios, el amor, hayan sido tan crueles.
Pero de repente esto un día cambió. Vinieron a recogerme una pareja. Ese día lo voy a recordar sin duda hasta que me muera. Cuando la monja me cogió de la mano y me llevó a ver a mis "nuevos padres" me embargó una sensación de alegría-miedo-ilusión. Entramos en la habitación, y la mujer más guapa del mundo me dió un abrazo que me hizo estremecer mi alma. Nunca me habían abrazado, nunca en 7 años. No lo vió, simplemente mi madre no lo vio, no vio mi cojera. Yo no tenía defectos, no me conocía y ya me quería. Sus brazos, sus besos, sus canciones... todavía lo recuerdo y lloro como aquella chiquilla que era. Sus brazos calmaron mi alma, sus besos curaron mis heridas. Mi soledad se llenó de vida. Sí me sentí abandonada durante 7 años y 3 meses,pero ni un día más. Es algo que no arrastro, el abandono, esta historia de sufrimiento, la puede superar, porque ellos lo hicieron posible. Mi m adre biológica me abandonó, pero no me siento abandonada, me siento querida, deseada por mis padres. Hoy con 50 años casi, me siento la mujer más afortunada del mundo. Hay hijos adoptivos que no se sientes agradecidos, yo quizás no me sienta agradecida a mis padres adoptivos, poruqe el amor no se agradece, pero desde luego que me siento agradecida a la vida por esta maravillosa oportunidad que me dio, dos padres maravillosos. Ojalá todo el mundo tuviera la oportunidad de tener unos padres con unos defectos tan estupendos como los mios. Me negué a pasar una vida enterrada por un abandono, a mi sí me curaron los brazos de mi madre. Me dieron todo, y ojo, hace 43 años no es ahora. Hoy en día también soy madre adoptiva de una niña de 20 años y otra de 17, y son la lección más grande de cariño, amor, humildad, y de vida, que he tenido.

20 comentarios:

  1. Todo un ejemplo de resilencia. Espero que un@ hij@ mí@ pueda decir algo parecido algún día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir el comentario, es una lección!
    Un abrazo,
    Mariajo

    ResponderEliminar
  3. Que testimonio!!!! Hace saltar las lágrimas! Gracias por ponerlo Xiao, después de tanta negatividad en los medios respecto a la adopción en aquella época palabras como estas nos muestran lo que sentimos la gran mayoría de adoptados: un gran amor por los que son nuestros verdaderos padres y felicidad por haber sido y ser deseados y amados. Esta cara de la adopción también existe pero últimamente parece que todo el mundo quiera centrarse más y más en la parte oscura y negativa ( que por supuesto tiene, como todo en la vida, pero no es la única; ni siquiera tiene por que ser la dominante)

    ResponderEliminar
  4. Madre mia...se te encoje el alma.
    Y desde luego, como dice Gloria, es un gran ejemplo de resilencia. Ojala sea capaz de transmitir algo parecido a mis hijos.
    Gracias por pulicarlo

    ResponderEliminar
  5. me ha encantado ese comentario ! gracias por compratirlo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por recordar este maravilloso relato de vida feliz...Es posible...yo creo que sí...lo estoy experimentando en mi hijo, el más abandonado de los dos, aunque los dos fueron entregados...es posible acunar, es posible recibir su mirada y es posible ver en sus ojos reflejada la ternura que intento darle cada día...él lo va consiguiendo también y sólo tiene 3 años...yo creo que sí, que es posible superar la soledad del abandono...y eso que hasta ahora lo creía imponente...no es fácil, hay que trabajarlo, pero se puede!!! un beso Xiao...

    ResponderEliminar
  7. yo soy madre biológica y me encantaría que tanto los de mi alrededor como mi hija llegasen a sentir esa frase "el amor no se agradece"
    Yo si que agradezco que me hayas dado esta lección de vida

    ResponderEliminar
  8. Qué bien que hayas rescatado este comentario.
    Necesitamos aportaciones de este tipo, rayitos de esperanza y de animo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias porcompartirlo, precioso relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por publicar este comentario y gracias a esa mujer que nos ha hecho sentir por un momento lo que pasa por la cabeza de nuestros hijos. Hace menos de un año que abracé por primera vez a mi pequeña de 5 años y no puedo dejar de llorar pensando que ella pueda haber sentido lo mismo que esa mujer que te escribió ese comentario.
    Anónima si me lees te doy un millón de gracias por tus palabras, me han emocionado mucho

    ResponderEliminar
  11. Me ha emocionado este comentario. Mi hijo también me dijo un día que nunca le habían dicho "Te quiero" que su mamá bio no sabía decirlo y que le gustaba que yo se lo dijera... así que me ha invadido una gran emoción cuando he leído este texto.
    Gracias a la persona que colgó el comentario y a ti, Xiao, por reeditarlo.

    ResponderEliminar
  12. Me emociona el relato como a todos, lo mas importante muestra otra cara mas ositiva. Ojala nuestros hijos agun dia sientan algo así. gracias a esta persona por ayudarnos compartiendo su experiencia.
    laura

    ResponderEliminar
  13. Gracias y mil gracias a esta persona y a ti xiao por poner este mensaje, es como un poco de aire fresco en medio de las pequeñas tormentas de todos los dias, un beso.

    ResponderEliminar
  14. No te puedes ni imaginar como te agradezco a ti y a la autora del comentario el haber leído estas palabras, los sentimientos que me han hecho vivir.

    Un besazo

    María

    ResponderEliminar
  15. Precioso, me ha emocionado a mí también -como a todas las personas que han dejado comentarios- porque el relato transmite y llega al alma. La herida primaria puede, en muchos casos, cerrarse si los padres se convierten en tutores de resiliencia con sus armas principales: empatía, sensibilidad y amor incondicional. Estas son las medicinas a aplicar durante muchos años.Un abrazo y felicidades por transcribir este testimonio que merece la pena resaltarlo porque, entre los comentarios, hubiera quedado más escondido

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias por compartirlo con nosotros, me ha emocionado leer como habla con tanto amor de su madre adoptiva.

    ResponderEliminar