domingo, 8 de agosto de 2010

LA HERIDA PRIMARIA I

Me he empezado el libro de Nancy Newton Verrier, "El niño adoptado, comprender la herida primaria", y estoy muy impresionada. Voy a empezar el capítulo 3, página 49, y ya he dado explicación a ciertas acitudes de mi hija que me desconcertaban y me dolían por no saber entenderlas ni manejarlas.
El pasado 25 de enero escribí una entrada que se titulaba "El dolor de los hijos". Ayer leyendo a Nancy Newton se me llenaban los ojos de lágrimas. Ya puedo entender muchas cosas, y, aunque no pueda sustituir lo que ella necesita, si podré estar cerca de otra manera, sabiendo, entendiendo, pero sobre todo, comprendiendo.
Hace 4 días vivimos una "anécdota" que no he comentado por que no sabía muy bien como encajar. Y también leyendo a Nancy la encajé.
Últimamente me pide que le cuente cuando estaba en China y la metieron en una cajita, su historia, vamos (también hay varias entradas sobre eso). Bueno pues esta semana me pidió que se lo contase antes de dormir la siesta. Y ahí nos ponemos las dos a contar, yo una parte y ella otra, yo una parte y ella otra.... y de pronto se echa a llorar y me dice que quiere que la lleve a China y la deje con la señora, que la deje sola (cuando me dice que la deje sola en algún sitio quiere decirme que yo me vaya, que se queda sólo ella, por ejemplo en casa de los abuelos o de alguna amiga) Le dije que a China iremos los 3 algún día y que iremos a ver a la Sra. Zhang.... me interrumpe; su llanto cada vez más fuerte; me dice que esa señora no quiere, quiere la otra. "¿pero que otra, hija? no sé con quien quieres irte" Y me dice: "tu no mamá, otra señora quiero ver, llevame otra señora, no quiero aquí"
Me parecía que me estaba pidiendo que la devolviese a su madre biológica, pero me parecía imposible. Estaba un poco desconcertada, la verdad.
Y no, no sólo no era imposible sino que me lo estaba pidiendo..... joder que fuerte (y perdón por la expresión pero es que.... ). Pero, claro, esto lo veo ahora, no en ese momento.
No le duró mucho esta actitud. De pronto me miró muy fija, se me abrazó y lloró. Lloró un buen rato en mi hombro. Cuando le pasó el hipo me dijo muy seria un "te quiero, mamá" de esos que alimenta el alma y emociona y se durmió..... Al despertar me dijo que no quería ir a China, que mejor aquí conmigo.
La "anécdota" me dejo un poco tocada y bastante desconcertada. Por un lado tenía la intuición de que me pedía a su madre biológica, pero por otro me parecía imposible que tuviera esa necesiddad, ese recuerdo, ese..... tantas cosas que suponía imposibles....
Me parece increíble que una niña de 4 años asimile todo como lo hace Xiao. Y que encaje todas piezas con esa facilidad que te deja pasmado. Que verbalice un sentimiento, que no un recuerdo, me sorprende..... Quizá sea normal..... a mi me parece tan complicado.....
Desde luego el libro creo que me va a dar mucho de sí. Por eso he al título le he añadido I, por que creo que habrá más entradas sobre esto.
Lo que sí me está quedando claro es que ahora puedo comprender un poquito más a mi hija y puedo yo también asimilar toda nuestra historia, la pasada separadas y la que hemos iniciado juntas.
Como es la maternidad.....¡¡¡¡¡ toda una compleja aventura!!!!!

11 comentarios:

  1. Es una bendición que gracias a tu sensibilidad, a tu disponibilidad y a tu interés en aprender cómo hacerlo mejor con tu hija, ella pueda expresar sus emociones y hacer encajar las piezas del puzzle de su vida.
    Sois una gran suerte la una para la otra, una gran maravilla que os hayáis encontrado.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Esta lectura a mi también me dejó muy, pero que muy tocada. Buff, y encajé tantas cosas, tantas vivencias... El libro describe dos "tipos" de hijos adoptados, segun su manera de llevar la herida, y yo tengo uno de cada...
    Se me ponía la piel de gallina leyéndolo.... La verdad es que me ha ayudado bastante a comprender ciertos comportamientos de mi hija, que és un niña muuuuuy herida.
    Para mi gusto, el libro és demasiado negativo, pesimista... no sé como expresar la sensación, pero yo estuve unos días que no daba pie con bola!
    Me alegro que a ti también te sea de ayuda y si te animas con más entradas, ya comentaremos!

    ResponderEliminar
  3. Hay una frase que se me viene a la cabeza con esta entrada y creo que es lo que se siente al leer o ver algo que duele, pero que comprendemos que es verdad y nos puede ser de ayuda.

    La frase en cuestión es:
    " A veces pienso en la felicidad de la ignorancia, pero siempre quiero saber cosas nuevas".

    Si este libro por duro que sea, que puede llegar a selo nos sirve para algo en la relacion con nuestros hijos, bienvenido sea.

    un beso
    laura

    ResponderEliminar
  4. Es increíble que con cuatro añitos que tiene tu hija se plantee tantas cosas y de esa manera tan compleja.
    No he leído el libro, pero quizás ayude a entender su herida y ese dolor tan fuerte
    Un abrazo enorme
    Mar

    ResponderEliminar
  5. Tengo que leerme el libro. No sé si esperar a que venga mi hij@ o si hacerlo ya, más teniendo en cuenta que probablemente sea mayor de cinco años.
    Qué duro, pero qué gratificante a la vez Carmen !!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Yo también he leído este magnifico libro y desde luego la sensación que tengo es que "me ha abierto los ojos" para darme cuenta de que mi hijo ha sufrido ante la pérdida de su madres biológicas y que a consecuencia de eso, tendrá secuelas para casi toda su vida.

    He llegado a llorar leyéndolo y sentir angustia al pensar el sufrimiento que han pasado desde bebés.

    Es muy recomendable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. no conocia el libro pero creo que para una familia adoptiva deve ser lectura obligada,creo que hoy mismo saldre a buscarlo.un saludo

    ResponderEliminar
  8. Yo leí el libro y me hizo comprender muchas cosas de mi misma.... pero también hay otras con las que no me identifico en absoluto. Yo también lo encuentro un pelin demasado negativo. De hecho creo que herida primal la tenemos todos en mayor o menor medida ( aunque no seais hijos adoptados)ya que la gran mayoría ha sufrido separación de su madre tras el nacimiento y la culura de "la cuna/cochecito/nada de brazos". Claro que cada niño es diferente y cada uno habrá sido herido en diferente grado y manera. Pero yo creo que la herida primal se puede curar, como todas las heridas del alma. Estoy leyendo "el concepto del cotinumm" de Jean Liedloff y lo encuentro tremendamente esclarecedor. Hast ahora he leído que el bebé nace de un alto grado de bienestar que espera mantener y si la madre no responde a estas espectativas de contacto continuo, seguridad y "calor" se produce la herida.
    Muy interesante.
    Carmen, es posible que esos dos primeros meses tu hija tuviera lo que necesitaba y eso es muy importante porque le dio fortaleza para soportar lo que vino después. La verdad es que el hecho de que sepa mamar y te lo haya pedido (como si fuera consciente de lo que significa se acto y de que es esclusivo entre madre e hija) me parece muy esclarecedor (y esperanzador)

    ResponderEliminar
  9. Hola a todos y todas. Os habla una adoptada, una adoptada no de de cuando no había asistentes sociales, ni psicólogos, ni libros que leer. A mi me adoptaron con 7 años. A esa edad, yo ya sabía lo que era ir de orfanato en orfanato, la acogida casi no existía. Mis primeros recuerdo son de habitaciones grandes con muchas camita (ni siquiera cunas), hacía mucho frío, y si llorabas nadie solía venir, se escuchaba un shhh!!! Nos bañaban como a animales, si te ponías malo, muy malo debía ser para que te llevaran al médico. Mi vida hasta los 7 años, fue triste, vacía. Fuimos niños maltratados psicologicamente, y físicamente, porque las monjas no entendían de nada. Ahora con el tiempo, me pregunto, como puede ser uqe unas personas dedicadas voluntariamente al cuidado de niños que predican la palabra de Dios, el amor, hayan sido tan crueles.
    Pero de repente esto un día cambió. Vinieron a recogerme una pareja. Ese día lo voy a recordar sin duda hasta que me muera. Cuando la monja me cogió de la mano y me llevó a ver a mis "nuevos padres" me embargó una sensación de alegría-miedo-ilusión. Entramos en la habitación, y la mujer más guapa del mundo me dió un abrazo que me hizo estremecer mi alma. Nunca me habían abrazado, nunca en 7 años. No lo vió, simplemente mi madre no lo vio, no vio mi cojera. Yo no tenía defectos,no me conocía y ya me quería. Sus brazos, sus besos, sus canciones... todavía lo recuerdo y lloro como aquella chiquilla que era. Sus brazos calmaron mi alma, sus besos curaron mis heridas. Mi soledad se llenó de vida. Sí me sentí abandonada durante 7 años y 3 meses,pero ni un día más. Es algo que no arrastro, el abandono, esta historia de sufrimiento, la puede superar, porque ellos lo hicieron posible. Mi m adre biológica me abandonó, pero no me siento abandonada, me siento querida, deseada por mis padres. Hoy con 50 años casi, me siento la mujer más afortunada del mundo. Hay hijos adoptivos que no se sientes agradecidos, yo quizás no me sienta agradecida a mis padres adoptivos, poruqe el amor no se agradece, pero desde luego que me siento agradecida a la vida por esta maravillosa oportunidad que me dio, dos padres maravillosos. Ojalá todo el mundo tuviera la oportunidad de tener unos padres con unos defectos tan estupendos como los mios. Me negué a pasar una vida enterrada por un abandono, a mi sí me curaron los brazos de mi madre. Me dieron todo, y ojo, hace 43 años no es ahora. Hoy en día también soy madre adoptiva de una niña de 20 años y otra de 17, y son la lección más grande de cariño, amor, humildad, y de vida, que he tenido.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. caigo aquí de casualidad, porque estoy empezando a leer el libro. Solo llevo 5 páginas y he tenido que dejarlo. No sé si estoy lo suficientemente preparada para leerlo. Me duele tanto en dolor de mi hija. Ella tiene 5 años, y sé que tiene ese dolor. Ya me ha dicho en muchas ocasiones que quiere ir a Kazajstán a conocer a su madre bio, y me cuenta cosas de ella, y me dice que cuando estaba solita pensaba que nadie la iba a querer, que se iba a quedar siempre sola...me parte el alma...

    ResponderEliminar
  11. Hola Sara, te anomo pero que mucho ha que sigas con el libro. Mi peque tiene 9 años y gracias a la luz que me dió leer el libro pude ayudar a mi peque a revivir y desahogar el dolor, el miedo y la ansiedad tras la separación, el abandono. fueron momentos muy duros pero con mucha comprensión, amor y trasmitiendo mi fortaleza y seguridad....hoy mi pequeño se siente un poco más feliz. Para lo que quieras me puedes encontrar en facebook com el email codoalro@hot...Muchos ánimos y besos-

    ResponderEliminar