lunes, 25 de enero de 2010

EL DOLOR DE LOS HIJOS

Como duele su angustia, como angustia su dolor....!!!!!
Este noche nuestra hija ha tenido uno de esos episodios de dolor y de angustia que una no sabe como encajar.
Cuando llevaba un par de horas dormida la oí gemir, como si llorase bajito. Subí a verla pensando que estaba dormida; a veces lloriquea soñando y se tranquiliza con unas palabras o con una caricia y no llega a despertarse. Estaba despierta; lloraba con una angustia y un desconsuelo que estremecia. Se tapaba la cara contra la almohada y lloraba más fuerte. No quería que la tocase, ni que la hablase y me decía "dejame sola, Mamá, por favor, sola". Si me quedaba en la habitación se desesperaba y aumentaba el llanto y la angustia. Si me salía de la habitación, aflojaba un poco aunque no cedia ese llanto tan dramático.
No le dolía nada, eso lo tengo claro. Estuvo así unos 20 minutos, angustiosos e interminables. Sentía que no la podía ayudar, que no podía aliviar ese sentimiento que la acongojaba de esa forma....
Finalmente, dejó que su padre la cogiera en brazos. Seguía tensa, con los puños apretados y sin relajar la cabeza y con ese llanto tan doloroso. Entonces me llamó, me echó los brazos y se me abrazó con fuerza. Mi pobre niña, no podía dejar de llorar. Me miraba con sus ojitos hinchados llenos de pena.....
Cuando se tranquilizó y le pregunté si me quería contar que le pasaba me decía que sí, que quería; pero no me ha dicho nada.
Se durmió en nuestra cama con mi mano agarrada muy fuerte. Esta mañana me ha dicho que Xiao no lloraba, que lloraba  XXX su nombre en China).
No sé que pasará por esa cabecita, ni que sensaciones tan fuertes le producen esa angustia. Sí sé que no le dolía nada físicamente. Siento un impotencia y una angustia viendola así....!!!! No sé como ayudarla. Me imagino que sólo estando cerca ya la ayudo, pero me gustaría hacer que ese dolor desapareciera, que no sifriera así ni un minuto.... pero no puedo.
En su informe de adopción pone que cuando la encontraron "lloraba sin consuelo". Anoche también y no pude evitar pensar en ello.

9 comentarios:

  1. ¡Qué angustia! Y lo peor es no saber como consolarla.
    A veces, como vemos a nuestr@s niñ@s perfectamente integrados en casa, nos "olvidamos" de que tienen una historia, unos recuerdos, una vida antes de nosotros. No podemos cambiarla, pero estaremos ahí, con ell@s, para- como tú- cogerle la mano cuando no podamos hacer nada más que eso.
    Un abrazo fuerte, Carmen. Y dale uno enorme a tu hijita linda de mi parte.
    Mar

    ResponderEliminar
  2. Ostras Carmen no sé qué decirte... salvo que Carmen tiene suerte de teneros a su lado para poderla abrazar en momentos así.
    Es muy curiosa esta división que hace de Carmen y Xiuxiu... has hablado de ello con algún psicólogo, a ser posible psicologo especializado en post-adopción? Quizá te den alguna pauta de cómo actuar en éstos casos.
    Saludos y fuerza.
    Laura.

    ResponderEliminar
  3. Qué difíciles momentos!! Pero creo que, dentro de esta angustia, hay algo de positivo, que pueda exteriorizarla, no se la quede dentro y que, en un momento u otro, se deje consolar por vosotros... Es imposible saber lo que pasa dentro de su cabecita, de sus emociones, y creo que lo único que podéis hacerla es consolarla y darle seguridad, para que pueda continuar sacando angustia hasta que no le quede nada!
    Un abrazo y fuerza, como dice Laura.
    mariajo

    ResponderEliminar
  4. Que situación, me la imagino y me estremezco. Piensa que nuestros niños traen consigo la famosa mochila, y en su interior habrá momentos en los que salgan esos temores o miedos. Lo que si sabe Carmen Xiu Xiu es que sus padres siempre estarán con ella y esa confianza y amor hará que poco a poco saque eso que tiene dentro y la desconsuela.
    Un abrazo y fuerza.
    María

    ResponderEliminar
  5. Pobre angelito, solo espero estar a la altura y poder ser para mi enano el consuelo y el apoyo que necesite siempre. Carmen Xiu Xiu tiene a su lado el apoyo mas grande que pueda desear, seguro que si....
    Saludos,
    Nuria

    ResponderEliminar
  6. Me pongo en tu lugar y creo que la impotencia sería el mayor sentimiento que sentirías. Pobre Carmen, supongo que intentará asimilar lo que le sucede, o los recuerdos serán dolorosos.
    Pero lo que sí puedes hacer es estar a su lado, cuando ella te echó los brazos es porque siente que ambos sois sus mayores pilares, en quienes busca consuelo y protección.

    ResponderEliminar
  7. Hola Carmen!

    Tu hija es supermadura, vaya logica aplastante el poder distinguir perfectamente entre su vida anterior y el ahora.

    Lo que si que tiene claro es que tiene unos padres maravillosos que la quieren, y eso es el mejor consuelo y la mejor manera de curar heridas pasadas.

    Cuidaros mucho

    ResponderEliminar
  8. Si a mí me duele el alma sólo de leerte, no quiero ni pensar el desconsuelo que debíais tener vosotros...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me imagino que es cuestión de tiempo... Lo importante es que estemos allí, cuando más lo necesiten. Aunque solo nos dejen hacer un abrazo o una caricia en momentos así, poco a poco irán soltando sus temores y nos dejaran estar más cerca de ellos.

    Como padres tiene que ser doloroso que no pueda explicaros qué le pasa. Será cuestión de tiempo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar