lunes, 18 de enero de 2010

MADRE

Los padres que adoptamos tenemos que aceptar la vida de nuestros hijos antes de llegar a nosotros, la famosa mochila. Es una de las cosas que asumimos cuando damos el paso de la adopción. Una de esas cosas sobre la que he reflexionado mucho desde que tomamos la decisión de iniciar el proceso es en ELLOS, en las personas que la engendraron y la trajeron al mundo. Me resisto a llamarles padre y madre. Tengo que encontar una forma de llamarla por que no está lejano el día que mi hija necesite hablar de esto, pero por el momento no lo encuentro.
No quiero idealizar ni edulcorar una situación que desconozco en absoluto. Algún dato tengo y algo puedo imaginar, pero desconozco la historia en realidad. Y la realidad es que la abandonaron. Me gusta pensar que una mujer en algún lugar de China se acuerda de ella y piensa en como será; me gusta pensar que recuerdan el día que la abandonaron. Pero no lo sé, ni lo sabré.
A nuestra hija la abandonaron cuando tenía unos 2 meses más o menos; estaba muy enferma. Esto significa que Xiao, durante 2 meses, tuvo madre; tuvo un nombre; tuvo.... El día que la abandonaron encendí una vela y pensé en esa mujer y en si sentiría dolor por lo quie hizo o si pensaría en ello. Lo haré todos los años, con Xiao, para que ella pueda también pensar en la mujer que la trajo al mundo.
Pero no puedo decir "madre biológica", me cuesta. Parece como si tuviera que ceder un espacio que es mío, que no puedo compartir. O quizá  lo que me parece es que me quitan algo, un trozo de algo que es exclusivamente mío.
Tengo claro que las palabras en este caso no son lo importante. Serán mis ojos, mi mirada, los que le digan todos los días que soy su madre.
Pero tengo que aprender a dirigirme a la mujer que la trajo al mundo de alguna forma que no me haga tragarme un nudo.

9 comentarios:

  1. A mí también me cuesta imaginarme que nombre les daré... nisiquiera los expertos a los que les he preguntado se ponen de acuerdo, "madre biológica", el socorrido "señora que te llevó en la tripa"...
    Tendré que dejarlo para más adelante..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cómo te entiendo!, pese a todo y por mucho que me niegue, gracias a ella tendré a mi hijos, por ello debo de dar gracias, y tener respeto...pero ya está, yoo la mami! no sé cómo lo haré, me aterra la verdad...

    ResponderEliminar
  3. Es que aunque no te guste, lo es. Es su "madre biológica". Tú eres su MADRE, con mayúsculas y a todos los efectos. Pero la mujer que la trajo al mundo es su madre biológica. Gracias a ella la niña está en este mundo. No hay más.

    ResponderEliminar
  4. Acabo de llegar aquí y me ha encantado tu historia.
    Te dire que tu eres su MADRE en mayusculas. Y aunque hay otra persona que le ha llevado en el vientre tu le estas dando todo lo que necesita, tu eres su madre y ella tu hija. Estate tranquila con el paso del tiempo encontraras una palabra para esa llamar a esa mujer que le dio la vida.
    bsos

    ResponderEliminar
  5. Las palabras son sólo palabras... entiendo que te cueste llamarla madre biológica, pero lo es... aunque no me parece que hablar de ella como madre biologica a Carmen sea lo más adecuado porque es demasiado largo y el término biologico tampoco lo puede entender Carmen a su corta edad... y buscar el significado de madre en chino y decirle por ese nombre como si fuera su nombre de pila?
    Laura.

    ResponderEliminar
  6. Pásate por mi blog, tienes una sorpresa.

    ResponderEliminar
  7. Yo cuando hablo con Míheret le hablo de la "mamá de Etiopía".
    Hay mucha tela que cortar con este tema, y muchos sentimientos encontrados pero por encima de todo hay un gran sentimiento de eterno agradecimiento porque dio la vida a MI hija.

    ResponderEliminar
  8. Creo que ser madre es mucho más que 9 meses de embarazo... Pienso que nuestros hijos lo entenderán y no dudarán de nuestra maternidad.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. yo te puedo dar mi opinión de adoptada: mi madre es mi madre, o sea, la mujer que me cogió por primera vez a los dos dias de nacer y sigue "cogiendome" cada día desde hace 40 años. La que me ha criado, y por lo tanto, me ha dado la vida, me ha dado mi vida. Pero desde que yo misma soy madre me he dado cuenta de que esa otra mujer que me incubó 9 meses y me parió, también es importante para mí. Ella fue mi madre entonces, aunque ahora ya no. Yo la llamo "mujer que me pario" pero también madre de nacimiento o madre biológica. Ahora se que tengo de ella más de lo que siempre he creído porque no sólo es el ADN sino también 9 meses dentro de ella, siendo parte de ella. Mas que un abandono yo lo veo como una cesión.Ella respetó mi vida y me dejó nacer, pero no quiso seguir siendo madre así que tuvo la generosidad suficiente para ceder ese papel a otra mujer que si quería y no podía. Necesito que la respeten,que no le desprecien ni le juzguen. No puedo decir que la quiero pero ahora la valoro de forma diferente a como lo hacia antes de ser yo misma madre. Yo te diría que no entres en conflicto con ella, o con su imagen frente a tu hija. Más bien aliaté. Gracias a ella tienes a tu hija. No la juzgues porque no sabes nada de lo que pasó. Tu hija está viva y en tus brazos y ella es fundamental para que eso haya ocurrido. No va a competir contigo por el amor de tu hija. No entres tu en competición. Una vez David Azcona (de la voz de los adoptados) soltó la pregunta ¿Madre sólo hay una?. Mi respuesta es: en un tiempo determinado sí,pero a lo largo del tiempo nosotros tenemos dos.
    No obvies la existencia de esa mujer. Tu hija necesita que la aceptes porque es parte de ella. Si la rechazas sentirá que rechazas algo de ella misma.

    ResponderEliminar