viernes, 14 de septiembre de 2012

LA MADRE QUE ME PARIÓ

Tengo mucho que contar, mucha tela que cortar y comentar. He tenido el blog muy abandonado todo el verano, mientras los acontecimientos se sucedían. Imposible contar todo y menos aún tan detallado como he acostumbrado a hacer hasta ahora.
Volveré a cosas importantes en otras entradas.
Hoy quiero contaros la conversación que mantuvimos anoche. Nuestras conversaciones han cambiado. El nivel de expresión de Xiao es muchísimo más rico que lo era hace pocos meses y eso las hace más fáciles..... o más difíciles, según se mire..... Ahora hay muchos silencios, en los que ella busca palabras a sentimientos y emociones, a pensamientos, a deseos. Silencos que respeto y comparto.
Hace unos días, en una comida con mucha gente, a su padre se le cayó una cucharada de paella en mi pantalón y soltó un "¡¡la madre que me parió!!" bien sonoro. Ante esta expresión Xiao, sin cortarse un pelo, con toda naturalidad y muy segura dice: "anda que si yo veo a la que me tuvo le daría un azotazo que se iba a enterar......" Los que había alrededor se quedaron cuajados; yo le pregunté "¿a quien le darías tu un azote?" su respuesta rápida y clara: "pues a la madre que me parió, que me hizo un daño que no veas por abandonarme". Alguien hizo un comentario sobre la paella otro pidió que alguien tragera una cerveza y la conversación se desvió.
Tardo un rato en asimilar el contexto en el que su padre soltó la expresión y por la tarde me dijo: "pues si a mi se me cae algo o algo me fastidia tendré que decir.... la madre que NO me parió, que eres tu claro" ..... "Puedes decir lo que quieras hija, lo que te salga". Y empezó a utilizar su expresión, hasta que ayer la cambió por la habitual "la madre que me parió". Su explicación para el cambio: "es que no decimos una parte, que lo he oido a un señor y dijo me cago en la madre que me pario, y yo en esa sí me cago, pero en ti no". A veces cuesta no soltar una carcajada ante las ocurrencias.
Y llego, por fin, a lo que hablamos anoche. Cuando se acostó (debería decir nos, ya que me quedo con ella hasta que se duerme) tuvo un momento de tristeza sin motivo que no son raros, casi al borde de las lágrimas. Le pregunté que le pasaba, que de donde salía tanta tristeza. Y me dijo un escueto y sentido: "la echo de menos, la echo mucho de menos". No hacían falta más palabras para entender. La abracé en silencio y la dejé que ella sola dijera lo que necesitase. Y vaya si lo dijo...... me es imposible reporducir sus palabras una a una, sólo frases, un enorme sentimiento y un hilo. Después de un silencio abrazadas se soltó y me dijo que la echaba de menos por que ella la única que la había llevado en la tripa y la había parido, y que la había querido muchísimo (Xiao a la madre que la parió) y que nunca quiso seprarse de ella, peor que ella está claro que sí. Me dijo que aunque nació con el hilo rojo atado a la muñeca y yo estaba al otro lado, ella entonces no lo sabía y no quería seprarse de su madre, y separarse le hizo un daño que no se pasa, que a veces duele más que hacerse una herida en la rodilla.
Todo esto entre silencios, caricias y abrazos..... y un profundo dolor que se contagia.
Me pidió antes de darnos las buenas noches que le escribamos una carta (otra); que aunque no podamos enviarla y nunca la lea quiere escribirle y decirle lo que siente.
Creo que lo haremos esta tarde......

6 comentarios:

  1. Ay madre qué risa, y lo de "me cago en la madre que me parió" y "¡la madre que NO me parió" es buenísimo, tu hija es la leche jajaja :)

    Se ve que cada vez es más madura y lo asimila mejor todo, no sabes cómo admiro la forma en la que has trabajado sus sentimientos con ella.

    ResponderEliminar
  2. Mi hijo lleva unos días dándole vueltas a esta expresión, pero creo que es más por curiosidad... yo no sé bien como explicarle que significa la expresión básicamente porque no me gustaria que se cagase en la madre que lo parió... ya que de momento él no ha tenido ningún sintoma de desprecio hacía ella... supongo qeu todavia es pequeño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, Xiao tampoco siente desprecio, está muy lejos de sentirlo. Expresa dolor y incomprensión hacia el hecho. Pero cuando dice "la madre que me parió" el tono es de ironía y de asunción, no de desprecio. Ella aún no lo ha dicho en voz alta, pero la sigue queriendo, aunque sólo diga que la quiso mucho, es un sentimiento que pervivie en ella y que no se ha convertido en desprecio. Y no estoy segura que algún día lo haga.

      Eliminar
  3. Xiao me llena de emoción leer como tu niña llega a esos "momentos de duelo" y puede hablarte con libertad de esos sentimientos de tanta tristeza y dolor que el abandono puede generar. Esta resolviendo dolores muy profundos que la van a dejar como decimos por acá, libre de polvo y paja en su niñez para vivir y disfrutar su vida plenamente : ) Felicidades a los papás : )

    Saludos desde México

    ResponderEliminar
  4. el dolor que siente xiao no desaparece y lo sentimos todos. A veces busco similes en cosas que los no adoptados puedan haber vivido para explicarlo pero se me quedan cortos los ejemplos. Esto podría parecerse algo a cuando te deja tu pareja. Las relaciones se rompen por muchas razones y te abandonan de muchas formas. Igual que en la adopción. Repasar los motivos o las formas en que os han dejado y como os ha hecho sentir. La diferencia está en que el vínculo que establece el bebé con su madre no es igual al de pareja. Es más profundo. Parece para siempre pero un mal día descubres que no y te encuentras desligado a todo lo que te rodea y produce miedo. Un beso pa las dos! M.

    ResponderEliminar
  5. el dolor que siente xiao no desaparece y lo sentimos todos. A veces busco similes en cosas que los no adoptados puedan haber vivido para explicarlo pero se me quedan cortos los ejemplos. Esto podría parecerse algo a cuando te deja tu pareja. Las relaciones se rompen por muchas razones y te abandonan de muchas formas. Igual que en la adopción. Repasar los motivos o las formas en que os han dejado y como os ha hecho sentir. La diferencia está en que el vínculo que establece el bebé con su madre no es igual al de pareja. Es más profundo. Parece para siempre pero un mal día descubres que no y te encuentras desligado a todo lo que te rodea y produce miedo. Un beso pa las dos! M.

    ResponderEliminar