viernes, 21 de mayo de 2010

PESADILLAS QUE REGRESAN Y OTRAS COSAS MÁS DIVERTIDAS QUE CONTAR

Me da una angustia horrible verla retorcerse de miedo y gritar sin poder hacer nada, sólo esperar cerca por si se despierta.
Esas pesadillas quela atormentan han vuelto. Lleva varias noches con ellas. A veces le hablo y le toco el pelo y parece que pasan y vuelve a la calma. Otras veces nada le tranquiliza y acaba por despetar. Y cuando lo hace se despierta muy alterada. Generalmente no quiere que se la toque en un rato, rechaza el contacto. Necesita que esté ahí, pegadita a ella pero sin rozarla.
Hemos quitado la camita plegable que habíamos puesto en nuestra habitación despues de la operación, así que he tenido que inventar sobre la marcha. Le he puesto un colchón pequeño a mi lado. Por la mañana lo meto debajo de mi cama y por la noche ella misma lo saca. Generalmente quiere dormir en su cama, en su habitación, hasta que la pesadilla le despierta y entonces se viene conmigo.
Me podría pasar horas viendola dormir en paz, con esa expresión plácida y relajada, suave y dulce.... ¡¡¡se me cae la baba!!!
En los últimos días también están cambiando otras cosas. En la forma de expresarse, por ejemplo. No sólo por los "insultos" de la otra noche (por cierto, no ha vuelto a repetir la palabrita), no. Hay más.
Ahora a su padre le llama Papito o Papi. No tengo muy claro de donde lo ha sacado. Lo de Papi de Caillou (los dibujos animados) que llama a sí a su padre. Pero lo de Papito... me troncho.... a su padre le pone de mala leche jajajajajaja y la otra, como se percata, más aún.
Y ahí viene la otra faceta que está desarrolando a marchas forzadas: la ironía. Es impresionante como una niña de 3 años puede utilizar un recurso tan difícil como es la ironía. Y lo hace muy bien, para los pocos medios de vocabulario y expresión que tiene.
Juega con las expresiones para engañarnos y se rie, consciente plenamente de lo que está haciendo.
Y guasa, gasta muchísima guasa.
Cuando le estás diciendo algo que no le interesa se pone la mano en la oreja (a modo de sonetone) girando la cabeza de ese lado, alarga el cuello hacia adelante, achina los ojos y te dice "queeeeeeeeeeee?????? no entiendo".
A mi por un lado me da mucha risa, pero por otro me da un poco miedo reirme demasiado y que piense que engañar es algo divetido y lo tome como algo bueno y divertido. Cuando vacila con ironía y juega vale, pero cuando el juego es directamente engaño.... no sé. Me temo que entramos en terreno peligroso .
Tengo que estar alerta, aunque por el momento me relaje y me ria.... que me rio mucho.

1 comentario:

  1. Pues reirese mucho es lo mejor pra que las pesadillas cedan, así que la ironía en su medida bienvenida sea.
    un beso
    laura

    ResponderEliminar