jueves, 2 de febrero de 2012

EL TORO POR LOS CUERNOS

Antes de empezar a contaros quiero daros las gracias por vuestros comentarios. Siempre me ayudan, aunque lea cosas que en el fondo sé, ayudan muchísimo. Y ayuda especialmente sentirse arropada y comprendida.
Y dicho esto, al grano......
Ayer por la tarde, después de reocger a Xiao de casa de los abuelos, "cogí al toro por los cuernos" y me senté a hablar con ella.
Le dije que quería que hablásemos de lo que estaba pasando, del fin de semana y de su forma de actuar a la vuelta. Se hacia la sueca, sacaba temas "alternativos", vamos que salía por peteneras o por soleares pero no me dejaba entrar en materia.
Fue cuando le dije que me había dolido mucho lo que me había dicho por la mañana cuando me miró de frente y se centró en la conversación. Bajó la vista y me dijo, muy bajito, "lo siento, mamá, el cohete me obligó a decirte eso tan feo"...... y atravesé la barrera....... y poco a poco fue desgranando sus sentimientos del fin de semana.
Dijo frases, sueltas, escuetas, pero tan, tan cargadas de emociones y de sentimiento...... me dijo, muy al principio de la conversación, "te echaba mucho de menos y me asustaba, mamá, me daba miedo sentir eso".
También que por la noche se sintió sola, "soñaba que estabas a mi lado y me abrazabas y estaba calentita, pero me despertaba y estaba sola con T (su peluche) y entraba miedo", me dijo.
Hablamos, hablé, habló, lloramos, nos abrazamos mucho y se derrumbó. Hablamos de que esto es para siempre, de que siempre que se vaya la estaré esperando, de que yo también la eché de menos. Traté de explicarle que echar de menos es un sentimiento que puede ser agradable y bonito si sabes que la otra persona estará ahí a la vuelta. Pero sobretodo, le insistí en que puede hablar de esos sentimientos, de que es bueno decirlo en voz alta, para que "los cohetes no la molesten".
Su actitud ayer toda la tarde ya fue otra, más positiva, más cercana..... a ratos parecía un perrillo perdido buscando afecto.... y lo encontraba, por supuesto.
Por la noche, ya en la cama, en esos momentos en los que te vas a abandonar al sueño, me dijo: "mamá, tuve mucho miedo a perderte". Y abrazada a mi se quedó dormida, calentita, como dice ella.
Esta mañana me ha dicho que le iba a pedir perdón a la "ticher" por haberse portado tan mal ayer y haberle contestado. Y que hará lo mismo con la logopeda esta tarde.
A ver que me dicen ahora en el colegio, a ver como la veo, pero creo que la tormenta ha sido corta y no ha dejado muchos destrozos.
Y como habrá próximas veces..... veremos como reacciona.

13 comentarios:

  1. ¿Lo ves?
    Las próximas veces irán siendo un poco mejores. Aunque posiblemente, algo habrá. Ir viviéndolo es lo que nos enseña, a ellos y a nosotros, a gestionarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. wuau! acabo de leer las dos ultimas entradas y después de leer la del desconcierto, me viene a la cabeza que yo solia hacer lo mismo cuando era pequeña. Ese maldito miedo al abandono, a volver y que mamá ya no esté, o ves a saber... ese maldito miedo a que cambien las cosas, la inseguridad y en definitiva la no permanencia de las cosas... veo que cogiste el Toro por los cuernos!! y todo ha vuelto a su cauce. Xiao sabe gestionar sus emociones, si más no, tienes las herramientas necesarias para reconducir ese tipo de actitudes!

    mil besos a las dos! y a madredemarte, un fuerte abrazo también!

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que sale no se queda dentro. Enhorabuena a las dos! Un beso

    ResponderEliminar
  4. Menos mal, Xiao. Tu nena es muy noble y tiene un gran corazón. Es excelente que se haya dado cuenta de que eso no está bien y de que sus palabras te dolieron.

    Muchos besos :)

    ResponderEliminar
  5. Yo no soy adoptado y no puedo hablar de como se vive esa experiencia. Pero coincido con Iratxe en que el miedo al abandono esta en el interior. Tiene que ser muy angustiante. Lo digo porque los Ninos a los que trato, mas mayores, me han hablado muchas veces de esto. Es muy bueno hablarlo y poder co-construir juntas la narrativa, además con los mensajes de disponibilidad que le
    lanzas, aun mejor.

    Un abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  6. Las mías llevan poco tiempo aquí y estoy contándole su historia en plan express, no sé me duele que puedan sufrir. Pero me ha encantado tu forma de encarar el asunto, directa al grano. A mi hija mayor la cambiaron de clase, de cinco años a cuatro algo que había solicitado desde el principio, me he rebotado muchísimo porque son ccho meses lo que llevan aquí, y la niña estaba muy nerviosa, pagaba conmigo sus enfados. También me senté con ella, lloró lo que tenía que llorar, se desahogó...y fue un comenzar de nuevo, ahora viene charlando como un loro y feliz!

    ResponderEliminar
  7. he leido las dos entradas ahora, releido, releido, releido..... y solo se me ocurre decirte que te admiro un monton.Que sois muy valientes y que no dudo de que sea lo que sea, conseguirá ser feliz. (en este tema, se que es muy feliz)
    besos
    laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que duro poquito el "ataque de duelo" ( como tu muy acertadamente les dices) que tuvo Xiao, no siempre va a ser tristeza, también sale de vez en cuando el miedo y coraje, lo mejor de todo es que ahi esta siempre tu amor hacia ella, estarle recordando contantemente que la amas y que "esto es para siempre" es lo mejor.
      Un abrazo : )

      Eliminar
  8. uy, qué difícil ser mamá, buena suerte.

    ResponderEliminar
  9. puff...entre el frío y lo que me cuentas tengo los pelos de punta...ha sido duro. Mi hija pasó el sábado pasado no, el anterior, también con sus primos..estaba muy ilusionada pero a la hora de dormir le entró el canguelo...y como nó, como te dijeron en otros comentarios, reacción de manual tres días...al menos ya se le ha pasado..eso sí, ella no ha sido capaz de expresarlo tan bien con Xiao..solo me ha dicho que vayamos de visita pero a DORMIR NOO , EH MAMA??..ayss, todo lo que nos queda por delante...se me parte el alma y en ocasiones creo que no soy lo suficientemente fuerte como ella necesita...un abrazo fuerte para vosotras.

    ResponderEliminar
  10. Lo importante de todo esto no son las próximas veces y su reacción que vendrán seguro, lo bueno es que tú ya sabes el por qué de sus reacciones, y ella comprenderá que puede contarte también esto...
    Mi hija me sorprendió hace dos fines de semana de igual manera...Se fue a dormir con sus primas y...el domingo llegó...ufff!! con unos modos insortables...Hablamos, gritamos, nos enfadamos, nos calmamos, nos ignoramos, lloramos y finalmente, en igual lugar, la camaconfidente, nos perdonamos y nos comprendimos y...le insistí en que nada podría hacer que dejásemos de querernos nunca, al menos por mi parte, aunque discutiéramos y nos estuviésemos de acuerdo, o nos enfadáramos...Como bien decía otra amiga de blog a su hija, el amor siempre estará y con el querer no se juega...hace daño decir "ya no te quiero"...amar es muy importante y es casi imposible, entre madres e hijos, dejar de amarse...
    Anoche me decía que le faltaba sitio en la cama..."mami, puedes ya irte a tu cuarto, es que...me falta espacio, estoy estrecha...pero...mamá, yo te quiero eh!!! no creas...te quiero mucho...eso, ya sabes, nada tiene que ver con amar..."...
    Je,je...qué preciosa es mi niña...
    Qué bonita es Xiao...un abrazo amiga...cómo me alegro de esa conversación liberadora y conciliadora...!!!
    Mei

    ResponderEliminar
  11. Te sigo desde hace un tiempo y me encanta tu blog y tu hija, la madurez que desprende para lo peque que es. Es un encanto de niña y me encanta como escribes y como encaras cada situación. Yo estoy todavia esperando y leeros me ayuda mucho pra estar preparada para esa dificil aventura de la maternidad que espero que algun dia pueda disfrutar. pues eso, que gracias por contarnos tus historias que nos hacen aprender y reflexionar. Besos

    ResponderEliminar
  12. Carmen, tienes una cosita en mi blog:
    http://bebedeafrica.blogspot.com/

    ¡Besos!

    ResponderEliminar