miércoles, 8 de febrero de 2012

UN TE QUIERO SIN DECIR

El día de mi cumpleaños eché de menos un mensaje. El mensaje o llamada que he recibido durante más de 20 años de una amiga. No me había fallado nunca. Pensé en la vida ajetreada que todos llevamos, en mil cosas y la escusé. Pocos días despues, 14 exactamente, fui yo la que fallé y no envié mi felicitación. Consciente de mi fallo me desperté el 15 de octubre pensando en ella y con la firme decisión de que no acabará el día sin felicitarla por su santo, que era ese día.
Hice más o menos lo que cualquier sábado. Baje, me hice un café, encendí mientras se hacía el ordenador y, con mi café ya en la mano, me senté a cotillear prensa, Facebook....... Cuando entro en FB me salen las "Últimas Noticias", aparecen publicaciones en muros de amigos. Leo una, otra, otra...... y de pronto vuelvo atrás. Lo primero que había leido estaba escrito en el muro de mi amiga y era un mensaje extraño ambiguo, recuerdo que pensé "jo_er, la gente a veces escribe cosas que ni que te hubieras muerto......." y una alarma se me encendió.
Entre en el muro de ella y lo que leí me abrumó. Sus amigos dejaban mensajes de condolencia, hablaban de echarla de menos, de añorarla, de ánimo para sus hijos y su marido............
Las lágrimas me quemaban y el llanto me ahogaba. No podía ser verdad, no me lo podía creer. Mi amiga, la más vieja amiga que conservaba, la amiga que sabes que siempre está ahí, aunque pasen meses sin hablar, se había muerto dos días antes; la habían incinerado el día anterior. ¡¡¡¡¡Y me enteré por Facebook!!!!!! Que fuerte, ¿no? No llegué a saber ni que estaba enferma.
Cuando puede articular palabra llamé a su marido y supe..... que un cancer la había fulminado en menos de 4 meses. Que no quisó decirlo y dar pena. Que el día de mi cumpleaños ya estaba tan mal como para no poder felicitarme, como siempre había hecho. Y si yo hubiera hecho esa llamada que siempre había hecho, me hubiera enterado de que mi amiga estaba fatal, estaba esperando morirse, consciente de su inminente muerte.
Es curioso que cuando vivía nunca la eché de menos; supongo que sabía que estaba allí y que podía hablar con ella o verla cuando quiesiera. Ahora que ha muerto y sé que no puedo, la echo enormemente de menos.
Nunca le dije que la quería, aunque sé que ella lo sabía. Pero me hubiera gustado decirselo. Es la segunda vez en mi vida que alguien se me va sin escucharlo de mi boca. Espero que no vuelva a pasarme.
¿Y por que cuento esto hoy? Pues no lo sé; pero me apetecía contaroslo. Y que le saquéis moraleja si es que creéis que la tiene.

16 comentarios:

  1. Preciosa entrada Carmen, tienes toda la razón en tu entrada, las cosas no se echan a veces de menos hasta que no las perdemos, pero no porque no las valoremos sino porque como tu bien dices sabemos que están ahi que cuando las necesitemos las vamos a encontrar...pero a veces cuando las buscamos ya no están y nos arrepentimos de no haberlas disfrutado más cuando aún teníamos oportunidad de hacerlo.
    Gracias por tu entrada porque algunas aún estamos a tiempo de decir...te quiero...y esto nos lo ha recordado.
    Un beso.
    Mary-Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Sabes? En octubre falleció mi suegra, y mi marido siempre me dice que se arrepiente de no haberle dicho que la quería...Desde ese día le digo a mi madre que la quiero, y a mi padre, que es de muy pocas palabras siempre lo beso.
    No te agobies, las personas que nos importan lo saben.
    Lo siento tocaya.

    ResponderEliminar
  3. Xiao, si te sirve de consuelo, yo tenía una gran amiga que comía muchísimo. Otra íntima amiga y yo, siempre estábamos regañándola "que te va a dar un infarto, que sólo tienes 20 años, no comas así". Pues bien, un día apareció muerta. Un infarto, muerte súbita... Por una parte, me sentí como una gafe, pero por otra sentí impotencia, porque yo la había avisado durante mucho tiempo. Quizá lo hubiésemos evitado si nos hubiera hecho caso, quizá no.
    Fue realmente duro.
    Piensa, aunque sea egoístamente, que ella te libró de vivir una agonía de esas que dejan muy tocado al ser humano.
    ¡Un beso muy fuerte!

    ResponderEliminar
  4. Carmen, ante todo LO SIENTO, porque lo vivi dos veces, lo segundo, ¿se te ha ocurrido despedierte ahora?? yo lo hice con mi padre ya muerto.... y me sirvio. creo en que de alguna forma no se van y lo que queda es capaz de sentir y escuchar, me encanta esa frase de 2tan solo mueres cuando olvidan lo que has sido...) recuerdala y seguira viva en ti.
    un beso
    laura

    ResponderEliminar
  5. Lo siento mucho... y me has dejado helada.

    Gracias por compartirlo, porque has avivado una llama que yo tenía dormida!

    Besicos...

    ResponderEliminar
  6. Yo siempre siempre siempre vivo como si mañana no fuera a existir. En mi mente hay una prioridad (que mi maridín dice es un tanto "enfermiza") Intento que nunca quede algo por hacer, pongo fecha a todo lo que tengo en mente, nunca me marcho sin despedirme con un beso y vivo como si mañana la que fuera a morir fuera yo. No vaya a ser que... Y me dicen que estoy enferma pero veo que no... que puede ocurrir cualquier día.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Yo también siento la ausencia de otra Teresa que también el cáncer le arrebató la vida y si es verdad que se le echa en falta mucho cuando se van y es algo que cuesta creer,yo aún tengo la tentación de llamarla para comentarle alguna novedad y ya han pasado tres años.Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Te leo, te releo, siento cada una de tus palabras. De verdad que siento mucho todo lo ocurrido. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  10. Buff, qué emoción. Estas cosas nos hacen reflexionar sobre el ritmo de vida que llevamos. Siempre dejamos todo para mañana y a veces el mañana es tarde. Ánimo porque lo que queremos los amigos de nuestros amigos es que sean felices
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado...está bien que nos recuerden lo que, a veces, olvidamos...
    Mei

    ResponderEliminar
  12. Yo creo que sí hay moraleja, y muy clara, aunque lo sepan, siempre hay que poner en palabras lo que sentimos por nuestros seres queridos. Seguro que a ella tb. le ha encantado esta entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Siento mucho que hayas perdido a tu amiga, de verdad. Estoy segura de que sabía que la querías, eso se sabe aunque no se diga: se siente, y se nota en cada mirada, cada palabra y cada abrazo.
    Besos y ánimo

    ResponderEliminar
  14. tiene moraleja y un mensaje precioso,aunque por desgracia estas cosas siempre se descubren tarde.de todos modos yo creo que entre vosotras no ha quedado nada pendiente porque cuando dos amigas en la distancia se quieren eso es para siempre y esta presente cada dia.yo teng una amiga en la distancia que es una hermana del corazon y nuestros buenos dias siempre son un tqm,te quiero mucho,aveces solo eso sin explicar nada mas.
    un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Que fuerte! Esto te hace pensar mucho acerca de que siempre es buen momento para decirle lo que sientes a una persona, no hay razon para esperar, pues talvez cuando te decidas a hacerlo ya no este u.u...

    ResponderEliminar