jueves, 19 de noviembre de 2009

DESPUES DE LA TORMENTA....

Ya llevamos en casa cinco días. Siento tener tal abandonado el blog, pero he estado muy vaga y muy ocupada con mi hija.
Ya escribí el otro día sobre el refrán "no hay mal que por bien no venga" y tengo que reiterarme en lo cierto que es.
La enfermedad de Xiao le ha servido para reafirmar o confirmar su seguridad y confianza en nosotros. El cambio que ha pegado al salir del hospital ha sido increíble.
Los seis días de ingreso ha estado muy nerviosa y desconfiada. Desde que entramos por la puerta se mantuvo en un estado de apatía-antipatía del que no salió hasta que volvimos a casa y llevaba aquí unas horas.
Además de por encontrarse fatal creo que también tenía miedo. Yo no me he separado de ella más que para ir a la máquina de café (¿he dicho café? en realidad no sé que era, pero valdrá llamarlo café). Pero parecía que le daba igual perderme de vista. Es como si tuviera asumido que íbamos a desaparecer en cualquier momento y no quería demostrarme nada, ni miedo, ni nada. Estando malita en casa, unas horas antes de ingresar, yo no podía salir de la habitación en la que estaba, se ponía histérica. Dormíamos juntas y se me abrazaba y no se soltaba de mi cuello en toda la noche. En cambio en el hospital, me podía ir y simplemenrte me miraba con una pena infinita, pero era la misma pena con la que miraba al volver. No me dejaba tocarla, abrazarla o hacerle mimos, ni muchísimo menos besarla. Mi pobre pequeña, que mal lo ha tenido que pasar. Y no sólo por la neumonía.
Pero ya estamos en casa, de relax total. Sin horarios, ni normas (las básicas sí, que no hay que perder las formas) ni horarios. Somos espíritus libres, como dicen sus padrinos. ¡¡¡¡Y que gozada!!!!! Ha dado un cambio espectacular, pero no de cuando estaba mala, de antes de estarlo. De pronto no le da miedo expresar sus sentimientos. Me da unos abrazos, unos besos... unas miradas, unos mimos. Me dice unas cosas con su media lengua que me tiene derretida. Me coge la cara con las manos, me da un beso y me dice "mamá que quero" y carantoñas parecidas. Ya me decía que me quería antes, pero no así, tan entregada y mirándome a los ojos.
También sigue siendo una antipática cuando le parece, no todo son dulzuras. Porque en eso he tenido "mala suerte": mi hija no es cariñosa, es más bien poco sobona y poco besucona. Así que cuando se pone me gusta doble, y se lo agradezco infinito.
La vuelta del hospital está siendo muy gozosa. La semana que viene trataremos de volver a rutinas y horarios y que empiece el cole otra vez. Ahora todos los días cuando la voly a vestir me dice "cole manana hoy no".
Mañana nos vamos al pueblo de mi marido. Espero no estar tan tensa como acostumbro cuando vamos y, sobretodo, no transmitirlo, aunque es difícil.
Ya os contaré la semana que viene.

7 comentarios:

  1. Pues ahora a relajarse, disfruta de que tu hija ya está buena, de que salís unos días de casa... Busca alguna cosa que hacer en los momentos en que te pones tensa allí!! :-)
    Un besote y me alegro que la peque esté mejor!

    ResponderEliminar
  2. Creo que lo estás haciendo muy bien, Mar. Es normal que le salga esa desconfianza en algún momento. Con el tiempo se dará cuenta de que NUNCA JAMÁS estará sola, pero por ahora lleváis poco tiempo juntas y todavía tiene miedo. Poco a poco lo irá perdiendo...De hecho..seguro que cada día lo va perdiendo y le notas que esa desconfianza va a menos...
    Creo que lo estás haciendo muy bien. Mar.

    Bicos!!

    ResponderEliminar
  3. Mar eres una gran madre. Disfruta de tu niña. Y en los momentos que te pongas tensa cuenta hasta diez y piensa que no merece la pena.
    Un abrazote
    Maria

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que a pesar de lo mal que lo pasásteis en el hospital y no sólo por la neumonia, ahora estéis bien y hayais dado un cambio tan brutal... me alegro de que esa intuición de que tenías tu de que habíais reculado... haya sido sólo una sensacion y solo en el hosptial.. y que ese pasito atrás que disteis se haya crecido con 4 hacía delante!!
    Cuidaros y permitíos unos días de tranquilidad antes de las rutinas...
    Beso.
    Laura.

    ResponderEliminar
  5. Va a ser que el temido paso atrás fue sólo para coger carrerilla, no? Me alegro un montón de este avance y de que la peque esté mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me alegro un montón de que Carmen esté mejor y tú más tranquila.
    Esta peque vale un mundo!!
    Un abrazo
    mar

    ResponderEliminar
  7. Qué bien que haya terminado todo bien. Se pasa tan mal con las enfermedades de los hijos. A disfrutaros.

    ResponderEliminar