miércoles, 6 de octubre de 2010

CARTA DE UNA MADRE A OTRA MADRE

Cuantos sentimientos encontrados me produces. No te conozco, no te conoceré probablemente nunca. Pero eres parte de mi vida, de mis pensamientos, de mis más íntimos sentimientos. Sólo puedo imaginarte.... y es tan difícil!!!! Siempre pienso que debes ser una mujer guapa, ya que mi hija, esa niña a la que tu pariste, es muy bonita. Cuando le miro los pies no puedo evitar pensar en ti, y que los ha heredado de ti, ya ves que tontería. Estoy casi segura que tienes ese dedo meñique que se sale siempre de la fila y esas uñas triangulares que crecen hacia abajo.....
Hoy hace 4 años metisteis a mi hija en una cajita de cartón envuelta en un jersey rojo, y la dejasteis. Hoy hace 4 años que me hiciste el regalo más hermoso de mi vida. Me gusta imaginar que no fue fácil, que te dolió y que aún te duele. Me gusta pensar que le dijiste más de una vez "Wǒ ài nǐ" y la abrazaste. Anoche, cuando la cogí en brazos para llevarla a su cama, dormida, la tuve un rato abrazada y de alguna manera la abracé por ti. Esta mañana hemos encendido las dos una vela, roja. Que pensar en ti no sea algo sólo interior, que un gesto acompañe al pensamiento.
Fuiste su madre, la cuidaste, la amamantaste, trataste de curar su enfermedad..... todo eso me dice que la quisiste. ¡¡¡¡¡Como me gustaría saber como la llamabas, cual era su nombre para ti!!!!! Me la diste sin nada, sin nombre, sin fecha, sin absolutamente nada. Me la diste envuelta en soledad y desconsuelo.
Me gustaría que supieras que ahora ya tiene consuelo, que ya nunca más se verá envuelta en soledad. Me gustaría que supieras que tiene una madre, que tiene un padre. Y que es una niña feliz, eleborando su vida, asimilando sus escasas y duras vivencias, superando todas las dificultades.
Me gustaría que supieras que es una hija queridísima y deseadísima, y que sus padres nos sentimos afortunados de que sea nuestra.
Nunca sabré porque lo hiciste, nunca sabré lo que sentiste. Pero me gustaría que tu supieras como te agradezco el regalo que nos hiciste, hoy hace 4 años.

22 comentarios:

  1. Ojala pudiera leer esto, seguro que se sentia feliz de saber que su niña es feliz

    ResponderEliminar
  2. Un escalofrío y un par de lágrimas que no he podido evitar...
    Qué triste imaginar lo duro que debió ser para ella y para tu hija, y qué alegría que la vida os haya hecho encontraros a tu hija y a ti, su madre.
    Besos,
    L.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá pudiésemos reconstruir ese camino que se corta, y hace que las dos puntas de una vida no se puedan ver...Es el sentimiento que tenemos las madres "adoptadas" por nuestros hijos sobre las que los parieron...
    Tantas cosas le hablo yo a la madre de nacimiento de mi hija y mi hijo que...quiero imaginar que ellas sienten que sus hijos, los que parieron y tuvieron que dejar, están en buenas manos, con unos padres para siempre, en otro punto del mundo...lejos de China...
    Compartimos el mismo sentimientos y los mismos anhelos...Xiao...
    Yo

    ResponderEliminar
  4. No puedo imaginar el dolor tan grande que debe ser el separarse de un hijo, el entregarlo. El único consuelo sería poder saber de alguna manera que está bien, que es muy amado y muy cuidado. Pero sería un consuelo bien pobre ante una herida tan grande.
    Tan dura es la vida de tantas personas en el mundo, que pienso que no me puedo hacer una idea de qué situación puede llegar a una persona a entregar su hijo a otros padres.
    En "El plan infinito" de Isabel Allende, hay una escena muy bonita donde al niño, sencillamente se le dice "a partir de ahora, ella es tu mamá" Cuántas veces he llorado al leerla, como ahora al leerte a ti.

    ResponderEliminar
  5. De nuevo, con lágrimas te escribo este comentario. nadie que no haya pasado por una adopcion o este pasando por ello se quedaría impasible ante tus plabras. Les dieron la vida y ante eso "dar vida" nada es comparable, aunque alimentarla (a esa vida) , hacerla grande por dentro y fuera y además hacerla bella es una bonita labor que nos queda .
    Yo pienso ahora mucho en ella y no me puedo imaginar mi vida sin mi hija ya con lo cual de alguna forma sin unos señores en Vietnam que engendraron y una señora, su madre biologica, que la pario. Ayer mismo miraba a mi niña y me preguntaba "por Dios ¿que paso para dejar algo así, lo mas maravilloso del mundo?". Nuestra conexion en el pensamiento es tremenda porque desde ayer a hoy no me quitaba eso de la cabeza y al leer el nombre de la entrada me he erizado entera y no veia la hora de que se abriera la entrada.
    un beso
    laura

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu comentario Xiao, las pestañitas, vas al diseño del blog y en la pestaña Creación de Entradas, la pestaña de Editar páginas, hay las creas y las editas. Espero que me entendieras

    ResponderEliminar
  7. Ojalá algun día pueda saber que la hija que parió, es hoy una niña feliz.
    Laura.

    ResponderEliminar
  8. Pero que post tan bonito.Si yo fuera tu, tambien me gustaria saber todo eso.UN bsoo

    ResponderEliminar
  9. Yo también pienso mucho en su madre biológia, pienso de quien tendrá esos lunares de la mano,esos pies pequeñitos, esa cara casi perfecta (eso lo pienso yo que soy su madre y el amor ya sabes lo embelleze todo).
    Como dice mi madre ójala tuviéramos un catalejo mágico para que su madre pudiera verla.
    También pienso que la querian no puedo pensar que alguien no quisiera a mi muñeca de oriente, con un paquete de leche y un biberón de leche me dijeron que la abamdonaron a la puerta de un orfanato.
    Un beso maría.

    ResponderEliminar
  10. Una carta conmovedora escrita sin duda desde el corazón.

    Una carta que seguro que "la otra madre" desearía leer.

    Un abrazo,
    Lydia.

    ResponderEliminar
  11. me haces reir, me haces llorar, me haces disfrutar, me haces vivir, me haces sentir, me haces querer... y lo más grande es que lo haces sin que nos una ningún hilo, de ningún color... que no harás por tu hija, por tu pequeña.

    Desde luego no se si esa mujer lo soñará así, ni si lo intuiráo, pero mi corazón de madre, tan sensible, tan conectado a mi hija, me dice que sí, que de algún modo, esa mujer tiene que sentir algo de todo ese amor que le rebosa a tu hija.

    ResponderEliminar
  12. Profundamente enternecedor y esclarecedor...tus post me abren los ojos a una visión nueva de vidas tan diferentes pero tan llenas de amor... gracias por compartir estos sentimientos tan puros y maravillosos, gracias por permitirnos ser parte de tu vida.

    Un beso!! =)

    ResponderEliminar
  13. "Me la diste sin nada, sin nombre, sin fecha, sin absolutamente nada. Me la diste envuelta en soledad y desconsuelo.
    Me gustaría que supieras que ahora ya tiene consuelo, que ya nunca más se verá envuelta en soledad. Me gustaría que supieras que tiene una madre, que tiene un padre. Y que es una niña feliz, eleborando su vida, asimilando sus escasas y duras vivencias, superando todas las dificultades"
    Me dejaste llorando, Es increible la maravillosa manera de expresarlo, tan duro y tan hermoso a la vez. Y sobre todo, tan real.
    Ojalà tu hija lo lea algùn dìa. Un beso grande

    ResponderEliminar
  14. De niña siempre supe que era adoptada, pero un día, así de noche, de repente, se me rebeló su verdadero siginifado. El prumer sentimiento fue una enorme soledad.... me di cuenta que en algún momento de mi vida mi madre, la que tanto quería, había sido una completa desconocida. ese pensamiento me desconcertó totalmente. Pdero luego me vino otra idea a la cabeza: el de que en realidad todas las madres humanas, o más bien todas las mujeres, formaban una gran red en la que cada una era responsable de los hijos de todas y por eso ninguna había sido nunca una "desconocida". No se de donde pudo venirme semejante pensamiento a una cria de 6 ó 7 años. Lo cierto es que me acuerdo de ese momento con total lucidez. Te lo cuento aquí porque tu carta me ha traído ese recuerdo y me ha reforzado esa idea. Ella te da a ti a tu hija por las circustancias que sea, pero no la abandona sino que la pone en tus manos. Y no a una desconocida, sino a una compañera, a una hermana de maternidad...... A mi esa idea me resulto menos dolorosa (para las tres), más natural, más humana....

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué bonito Maria! sobre todo porque
    desde el "otro lado", eres capaz de elaborar el inmenso duelo del abandono, de una manera tan... natural.
    Concha

    ResponderEliminar
  16. María!! Qué maravilla de reflexión...me has erizado la piel...una buena idea, mágnifica y profunda, UNIVERSAL, para contársela a mis hijos...las madres del mundo, madres de todos...las mujeres somos mundiales y sus sentimientos, como se demuestra aquí, también...ELLAS, las madres bio de nuestros hijos, pensarán igual y, se sentirán más tranquilas imaginando a nuestros bebés, en manos de otras madres comunes...Gracias María...has añadido un plus a esta entrada de Xiao...

    ResponderEliminar
  17. Precioso este riachuelo de sentimientos y pensamientos que rondan por tu cabeza. Los mismos que muchas aunque aún no seamos mamás pensamos y no se nos borra de la mente. ¿Cómo pueden aboandonarles? Algo muy fuerte debe haber pasado, cómo le cuidarían antes de entregarle, le cantarían para dormirle? Miles de preguntas que nunca sabremos.

    ResponderEliminar
  18. He leído.."dar la vida" y es que, en el caso de nuestros hijos, darles la vida, fue eso...entregarlos a otras manos que los pudieran cuidar y amar...(se supone) que mejor...que ellas...
    Un gran acto de generosidad por amor a sus pequeñines...los nuestros también, ahora...
    pilar

    ResponderEliminar
  19. María...me das permiso para que sin referencias algunas y con el animo por delante, pueda colgar tu reflexión en mi blog???? Me ha parecido maravilloso...Pilar
    Gracias

    ResponderEliminar
  20. Si, claro Pilar, no hay problema. Pero ¿Me dices cual es tu blog? Me encantaría conocerlo. Besos

    ResponderEliminar
  21. Por supuesto...es

    http://patxipilar.blogspot.com/

    Gracias ya está puesta esa reflexión...tan experta...

    ResponderEliminar
  22. Precioso.
    Me alegro de que sigas por aquí, de que te lo pensaras, de que te convencieran.
    Besos.

    ResponderEliminar