lunes, 21 de marzo de 2011

CUIDARTE

Estracto de una conversación despues de una noche terrible, con retortijones en la barriga y una tos de perro que le arranca los pulmones:
Xiao: "Tu me has juidado muy bien, mamá, y ya estoy muy poco malita"
Mamá: "Me gusta cuidarte, mi vida, y no me gusta verte malita. Además todas las mamás cuidamos de nuestros hijos, forma parte de ser madre de alguien: cuidarle"
X: "No mamá, todas no. La ota made mía no me juidó a mi"
M: "Vale, todas pero, pero la mayoría......."
Y la conversación siguió con naturalidad por otros derroteros.

6 comentarios:

  1. Es que precisamente por que no podía o quería cuidarla cedió su maternidad, y a hora ya no es su madre..... ahora su madre eres tú!

    ResponderEliminar
  2. Nuestra familia desconoce casi todo de las circunstancias de la mujer china, menos aún de la china rural.

    Através de documentales como "las niñas perdidas de china" o los libros publicados por Xue Xiran, podemos hacernos una idea del calvario en el que viven estan mujeres.

    Creo con sinceridad, que una cosas es querer y otra es poder.

    saludos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, entregar un hijo en adopcion por no poder, no saber o no querer cuidarlo, me parece un acto de virtud. Antes del maltrato o un daño emocional por un trato inadecuado, ceder la paternidad es una opcion valida, para mi. en esa frase de tu hija percibo rencor y eso no es bueno para nadie. Además esta la realidad de China, mas fácil de explicar que otras, creo yo. Sabes, me gusta mucho una frase " Yo te cuido en nombre mio y de tu madre biológica,( que no pudo, supo o quizo hacerlo)"

    un beso
    laura

    ResponderEliminar
  4. Pobrecia ¿siempre lo tiene presente , no?
    Es un cielo de niña, qué suerte tienes!

    ResponderEliminar
  5. Mi hijo fué parido por una mujer que no quiso, pudo o supo ser su madre. Fué fruto de una relación de pareja consolidada, aparentemente deseado y nada justificaba la negligencia emocional y el posterior abandono que ha sufrido.

    Sus sentimientos, especialmente respecto a su madre son de una rabia infinita. Todos mis intentos de dulcificar o aliviar, de momento son absolutamente estériles.

    Sinceramente creo que tiene todo el derecho a sentirse así, los sentimientos del otro a mi me producen mucho respeto, otra cosa es que yo que le quiero y deseo por encima de todas las cosas que un día sea feliz, le acompañe en su duelo y trate de ayudarle a liberarse de ese rencor y esa rabia que le estan haciendo tanto daño. Creo que nos tomará toda una vida conseguirlo.

    ResponderEliminar