martes, 22 de noviembre de 2011

CONCILIACIÓN

Tenía yo pensado escribir sobre esto, pero despues de leer a Molinos, he preferido limitarme a copiar un enlace a su blog, Cosas que (me) pasan
Suscribo una a una cada palabra.

7 comentarios:

  1. ¡Qué decir! Me quedé lívida cuándo la vi en Génova, nada más alumbrar. ¿Acaso hay algo más importante que tu hijo, que acaba de llegar a este mundo? Que el niño no es pequeño, ¡es un recién nacido! Unas se matan por lograr derechos y luego llegan individuas como ésta con este tipo de actitudes tirándolo todo por tierra.

    ResponderEliminar
  2. no conoci el blog le dedicare un ratito a verlo. pero esta entrada luego lecpreguntare a la escritora si me deja colgar el enlace en el face...
    besos

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que tampoco hace falta insultarla como se la insulta, es su hijo y toma las decisiones que cree correctas.Que a veces somos mas papistas que el papa.
    Muchas mujeres van al paritorio desde la oficina y vuelven a ella en cuanto se tienen en pie, por que son autónomas y si no trabajan no comen o no dan de comer a otros y nadie pone el grito en el cielo.
    Lo de criticarla por que tenga tata, pues bueno, mucha envidia que una tata algún ratito es una cosa maravillosa, te permite tener vidas social de pareja etc...
    Y así el dia que tus hijos crezcan y se vayan seguir teniendo vida, amistades, hobys y en muchos casos marido.
    Muchas sustituyen las tatas por los abuelos, lo cual pienso yo es mucho mas sangrante.
    A mi me crio la tata Mary y mi madre y mi padre pero ellos salian los sábados con los amigos y nosotros nos quedábamos viendo sábado cine con la tata y que quereís ójala yo tuviera una tata como la tata mary de vez en cuando en casa.
    Y no por pensar eso me considero peor madre que las que van con el niño a todos los sitios.

    ResponderEliminar
  4. jajajaj, hoy hemos coincidido... debe ser eso de la telepatía ;)))))) besos

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo en todo. Es indignante. Pero también es cierto que Carme Chacón sólo estuvo de baja por maternidad un mes y medio, al poco de ser nombrada Ministra de Defensa, está claro que maternidad no es compatible con el poder. Mucha terapia tendrán que hacer estos niños porque para mí esto también es 'otra forma de abandono'. Claro que Soraya debe tener todavía hasta los puntos!!

    Candela

    ResponderEliminar
  6. pf! yo pensé lo mismo cuando la vi ahí en el balcón de los peperos... sinceramente... mi opinión, aunque suene cruel, es: Dios da pan a quien no tiene dientes.

    ResponderEliminar
  7. Ojo a lo que dice hoy El País: "Y luego está el papá de la criatura, ¿o es que con él no va la cosa? Que su marido se ha cogido la baja para cuidar del bebé, gracias, le soltó la mamá al mismísimo Jáuregui cuando le preguntó cómo se las apañaba, eso es tapar bocas." Vaya, a lo mejor esta familia es más moderna de lo que parece: un marido que se coge la baja por paternidad, ¿cuántos conocéis? Ella, como todas, es libre de decidir qué hace con sus 6 semanas de descanso obligatorio. ¿De veras creéis que el que renuncie a ellas supone un retroceso en los derechos de las demás mujeres? ¿Y desde cuándo un derecho es de obligatorio cumplimiento? No os he oido decir nada cuando Sarkozy dejo a su bebé en el hospital para irse con Merkel. ¿No seremos más machistas que algunos hombres? Lo de hablar de abandono y de niños que tendrán que hacer terapia ya va más allá de una simple opinión y entra en la falta de respeto, como mínimo. Aquí se supone que sabemos algo de niños abandonados como para decir semejante cosa.

    ResponderEliminar