martes, 13 de julio de 2010

RACISMO

Hoy por primera vez nos han hecho un comentario racista. Lindezas sobre adopción me han dicho casi todas las que se pueden decir, pero racismo puro y duro no me lo había encontrado. Me he indignado de tal manera que me he sentido hasta mal. Lo peor de "la anécdota" es que el comentario lo ha hecho una niña de unos 5 ó 6 años a lo sumo. Y eso me ha hecho indignarme más aún.
Estábamos Carmen y yo en la cola de la frutería en el supermercado y ha llegado una señora con 3 niñas, dos de ellas de 5 ó 6 años y otra más pequeña. Una de las niñas mayores al ver a Xiao ha dicho:
"Buagg que asco, aquí huele a chino" mientras se daba aire con la mano sobre la nariz.
Me ha subido un ataque de mala leche desde los pies hasta la coronilla..... os juro que la he sentido subir..... he mirado la niñata a los ojos con una cara de mala leche (debía de ser cara de asesina, más bien, por la cara de terror que ha puesto la cria) y le he preguntado que a que decía que olía. Ha bajado la mirada y se ha refugiado en su madre, que no ha dicho esta boca es mía.
Me he quedado con ganas de decirles 4 cosas a la niña y a la madre, que semejante comentario no es cosa de niños, es aprendido de los adultos. Pero he preferido no ponerme a su altura, callarme las 4 cosas y quedarme con la boca amarga.
Tengo que aprender a que no me afecten estas cosas.... como dice mi madre, desayunarme un sapo para que ya nada me de asco despues....

21 comentarios:

  1. Qué dolor, Carmen... Yo no sé si me hubiera podido morder la lengua, pero tampoco se me ocurre qué hubiera dicho. Y mira q sé q me tengo q ir preparando una reacción (o falta de ella) adecuada para estas situaciones, que nos deje satisfech@s a mi hij@ y a mí, pero todavía no se me ha ocurrido.
    Un abrazo,
    Gloria.

    ResponderEliminar
  2. Paciencia Carmen. No te pongas a su altura, pero la verdad una verguenza, mas por la madre que por la nina, porque supongo que con esas edades repites como la radio lo que oyes en casa. Pero vaya verguenza de madre, no intervenir y hacer a la nina disculparse.
    Algun dia se encontraran con alguien no tan amable como tu y les haran una cara nueva.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Palabras necias oidos sordos. Esto es lo que me aconsejó mi madre cuando me ocurrió lo mismo la primera vez y también lo dijo un niño. Pero la segunda no reaccioné igual. Los niños no tienen la culpa, somos nosotroslos adultos los culpables de estas situaciones. Cuánto tienen que cambiar aún las cosas. Muchos ánimos y para adelante! Musus desde Euskadi Maitte

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué triste que los adultos inculquemos a los niños este tipo de cosas!
    Me hubiera gustado decirle un par de cosas a esa... "¿señora?"

    Un abrazo muy fuerte a tu princesita guapa
    Mar

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. No creo que esto llegue a no afectar a uno.... a mi me duele en el alma. Solo decirte que a mi lo chino me huele a gloria y Carmen debe oler como el mismo cielo.
    un beso
    laura

    ResponderEliminar
  7. Que patètico que un adulto le inculque esas cosas a un hijo. Es totalmente cierto que los chicos que discriminan lo aprenden en la casa. Muy pobre de alma y limitada esa gente, en realidad dan mucha pena!
    Tu hija es un bombòn y una luchadora y sin duda, vos vas a encontrar el camino para que a ella en vez de dolerle el comentario, le de mucha pena la persona que lo hace.
    Me encanta tu blog, està escrito desde el corazòn y eso se siente.
    Un abrazo grande desde Argentina

    ResponderEliminar
  8. Yo también viví un comentario parecido en el parque. Una niña se iba separando de Míheret mientras decía, "que viene la negra, que viene la negra"; son momentos en los que el cuerpo se te revuelve y serías capaz de cualquier cosa pero al final debe primar la cordura.
    En cuanto a los "olores" por mi blog hay una entrada que habla del "olor a negro", ... y esta vez fue una mujer "hecha y derecha"

    ResponderEliminar
  9. una nunca se aostumbra a eso y duele,carmen,duele mucho.

    ResponderEliminar
  10. Sinceramente siento mucho que sigan pasando este tipo de cosas. Sé que quizás con 6 años la niña que lo dijo no lo pensase sino que lo ha visto o escuchado y así lo ha repetido. Los niños a veces son muy crueles, lo que no entiendo es cómo la madre no reaccionó en ese momento.
    Yo he pasado por algunos momentos con mi sobrina de esa edad. Cuando le dije que adoptaba a un niñ@ de Etiopía y que sería como los niños que salían en la tele de Haití me dió una contestación que no me esperaba. A partir de ese momento le estamos haciendo consciente de que el color de la piel no es nada significativo sino el interior de las personas. Hay que saber cómo explicarles las cosas. Ahora está muy ilusionada con la llegada de su prim@ y cuando ve a alguien de color dice: mira como el primo y tenemos que cortarle los pies y volver a explicarle pero ahora lo dice con ilusión al menos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Carmen,
    Lo primero felicitarte por tu reacción, una muestra de inteligencia y saber estar que ya quisiera la madre de la niña, que, sin duda, es la culpable de que su hija sea la protagonista de tan esperpéntica escena.
    Nosotros estamos tramitando con Nigeria, así que psicológicamente nos estamos preparando para todas esas cosas. En nuestra primera reunión de la ECAI tratamos las reacciones racistas de la gente. El consejo que nos dieron es que reforzáramos la autoestima de nuestros hijos siempre, y especialmente después de episodios por el estilo. Seguro que ya lo haces. Tu hija es maravillosa. Un verdadero ángel.
    Yo espero que algún día la gente deje de temer a la diferencia y dejen entonces de ser racistas. Mientras tanto tendremos que seguir luchando.
    Te mando todo mi cariño y mi apoyo.
    Tu bloq es una delicia!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Qué fuerte...yo aún no me he encontrado con nada parecido pero no sé cómo reaccionaría... creo que has hecho bien o, en todo caso, si hubieras de haber recriminado algo debía haber sido a la madre y no a la niña, está claro. Creo que si se está preparado para algo así (que dudo mucho que nunca se esté) se puede contestar educadamente pero dejando las cosas bien claras...
    Lo siento por vosotras... un abrazo fuerte, que seguro que tu niña huele a rosas, jeje.

    ResponderEliminar
  13. No sabes lo que te queda por sufrir. El consejo de tu madre es buenísimo.

    ResponderEliminar
  14. Esto es así ayer a mi hija en el supermercado, ¿es chinita verdad?, con retintin como que no se notara,
    respuesta de mi hija yo soy de Joaquin velasco martín es la calle donde vivimos ha esta niña la ha tocado la loteria, la misma señora, yo callada, respuesta de mi hija no no me ha tocado la loteria y a mis papas tampoco se lo ha dicho el del Kiosko.

    ResponderEliminar
  15. Hola! Como madre de una niña negra, entiendo perfectamente tu rabia, pero lo que no entiendo es que tu hija diga "me cachis en los moros" a no ser que yo no sepa bien el significado de esta expresión, pero sinceramente me suena racista, muy racista

    ResponderEliminar
  16. A mi el racismo me da mucho miedo, mucho y estoy convencida que por mucho que me entrene estas cosas me dolerán en el alma.
    Como en el anterior mensaje, yo tampoco entiendo la expresion "me cachis en los moros" tambien me suena racista, aunque imagino que tendrá algun significado de la zona que en el resto de españa no se usa.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. En el siglo XI "moros" eran sólo los benimerines. Trajeron de cabeza tanto a musulmanes como a cristianos. Boabdil hablaba muy despectivamente de los "moros", que ni siquiera sabían hablar en árabe. La expresión tiene su origen en aquellos tiempos y si se dice completa es "me cachis en los moros coronaos". Yo la he oido en mi casa desde siempre y, sinceramente, nunca le he dado un contenido o significado pleno. Sí me he interesado por su origen; me gustan especialmente la cultura árabe y su influencia en la nuestra y soy muy curiosa en los siglos en los que "ocuparon" la Península Ibérica. Y de entonces viene.
    Pero como también se ha dicho en mi casa desde siempre "me cachis en la mar" procuraré que cambie la expresión, así no cabrá posibilidad de ofender a nadie.

    ResponderEliminar
  19. Hola Carmen:

    Gracias por tu aclaración. Y me parece buena idea la de cambiar un poco la expresión. Creo que debemos empezar, principalmente nosotros con nuestras familias multiraciales, a eliminar de nuestras expresiones todas las que contengan cualquier tipo de connotación racista. Porque seguramente a cualquier árabe le escocería también mucho esa expresión, porque al fin y al cabo es un término despectivo.

    ResponderEliminar
  20. Qué asco he sentido al leerte, Carmen. Qué rabia. Qué mala leche. Qué ganas de gritar. Lo peor, como bien dices, es que esa expresión no se le ocurre a una niña, eso viene aprendido de casa.
    Un horror, desde luego.

    Besos,
    Nür

    ResponderEliminar
  21. Las palabras que una persona dice, no dicen nada sobre la realidad ni sobre los demás, solo dicen de ella misma.

    Así que no haya lugar para el dolor en ti.

    Quien se rebaja es quien es capaz de decir algo así.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar