martes, 4 de enero de 2011

QUIERO SER COMO TODOS LOS NIÑOS

Ayer tuvimos un rato difícil. Las cosas que uno espera suelen llegar. Y ayer nos llegó la hora de las preguntas, del por qué a mi y del yo no quiero esto.
Por la tarde decidimos Xiao y yo irnos a dar un paseo y a tomar algo despues. Antes de salir habia que "hacer pis". Muy seria y decidida se fue hacia el cuarto de baño bajándose los leotardos...... "no, mi vida, trae la sonda y el bote, sabes que así no puedes". Se echó a llorar. "Yo kero saser pis nel vater, bote no, sonda no, nel vater". La dejé sentarse en el water, por si así encontraba consuelo, pero no sé si fue peor. Obviamente de allí no salía nada y eso le dolía como no lo ha hecho nunca. Se me abrazó llorando y diciendome que ella quería hacer pis como todos los niños, que no quería el bote, que ella no tiene nada malito, que está buena y no está malita de nada......" bueno, un rosario de cosas que la duelen, aunque todo parezca "normal".
Que deciros del rato que yo pasé..... lloré con ella en brazos, abrazadas las dos. Le dije que a mi también me gustaría que hiciera pis en el water como todos lo hacemos, pero que no podía cambiarlo, que no está en mi mano. Que yo la ayudaré en todo lo que pueda, se lo haré más fácil, se lo llenaré de cariño..... pero no puedo hacer nada, es así y así seguirá, al menos de momento. Lloramos un buen rato abrazadas, sin hablar. Y de pronto se me ocurrió hacerle una promesa; le prometí que voy a aprender a ponerle sin ver y que haga pis en el vater, con la sonda.
Y como con esta niña todo es dicho y hecho (eso de la paciencia no lo traía de serie) hubo que hacerlo ya. Costó, pero encontramos la postura y la forma y conseguimos colocar la sonda y que ella estuviera sentada en el water. Cuando vió que salía pis sujetó ella la sonda.
Y entonces levantó la vista, me miró a los ojos y con una sonrisa preciosa me dijo: "asias, mamá". Casi me ahogo de la emoción..... poco más puedo deciros.
Y ya por la noche, tuvo otro detallazo conmigo. Normalmente cuando yo me voy a dormir la sondo, mientras ella duerme. Y lo hice como todos los días. Cuando terminé la rropé y la oigo que me dice: "mamá, ¿sabes cosa?" aunque estaba dormida le contesté: "no, hija, qué". Y me dice "ke te kero mucho". Y sonrió plácidamente.....
Uffffff, no sé si alguna vez sabrá cuanto la quiero y cuanto me emociona......

12 comentarios:

  1. normalmente me emocionas con tus entradas,pero quizas esta sea la que me ha llegado mas hondo.que fortaleza tiene esta niña para resistir y como se sobrepone ella misma,un abrazo a las dos

    ResponderEliminar
  2. No tengo palabras... llorando a moco tendido estoy. Gracias por compartir estas situaciones que vivís. A veces los niños nos enseñan cosas... otras nos dan unas buenas lecciones.

    ResponderEliminar
  3. Ser diferente cuesta mucho... ¿no podéis contactar con otras familias que tengan que sondar a sus niños?

    ResponderEliminar
  4. Chacha, menudo eñurge....... ;-) Qué bonito!
    Besos,
    Isa

    ResponderEliminar
  5. Que emoción, me he quedado sin palabras, solo decir que tienes un tesoro y que Xiao tambien tiene un tesoro de mama, un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Como siempre el vello erizado,además tanto Xiao por su forma de ser como tu os superais. Tu en ser la mejor madre para y ella siendo la hija que todos queremos tener algun día. Os quiero y no os he deseado feliz año aun. hemos estado unos dias fuera, pero quiero sacar un rato y hablar contigo, antes de incorporarme, que me quedan dos dias.
    besos
    laura

    ResponderEliminar
  7. Que nudo se me ha echo en la garganta...sin palabras me he quedado, Xiao es una luchadora, un beso grandote para las dos

    ResponderEliminar
  8. Oh!!! Dio mio!!! Cómo me has hecho llorar esta vez.......
    No tengo palabras...sois magníficas!!!!!!


    pilar

    ResponderEliminar
  9. Como siempre me dejas sin palabras. Es maravilloso lo que estáis creando entre las dos. Un abrazo fuerte. Te admiro muchisimo

    ResponderEliminar
  10. No sabes como te entiendo, mi hijo nació con pies zambos y a sus cuatro años y medio duerme con botas con un hierro en los pies. A veces me ha preguntado porqué él duerme con botas y otros niños, con los que hemos coincidido no, y yo se lo he explicado con un poco de imaginación. Él no sabe lo que es ir a media noche a nuestra cama andado, y yo estoy deseando que se las quiten y pueda hacerlo, como todos los niños en general.
    Marta.

    ResponderEliminar
  11. Sin palabras....que te voy a decir que ojala prontito se cure y todo lo mal que ahora esta pasndo sea solo un vago recuerdo!!!
    http://mividacomomama.blogspot.com/

    ResponderEliminar