miércoles, 17 de agosto de 2011

NOCHE EN BLANCO, NOCHE DE CHARLA

Esta noche no he pegado ojo. Y a Xiao le ha costado mucho. A las dos de la mañana hemos decidido bajarnos a la piscina por el calor era insoportable y los nervios empezaban a asomar y a hacerse fuertes. Y ahí hemos estado un larguísimo rato, refrescándonos, mirando la luna, y charlando entre susurros.
Nada más sentarnos me ha dicho "mamá. ya nunca hablamos de nuestras cosas". Y tiene razón. Estos meses de vacaciones no se acuesta ella primero y ese rato de las dos en la cama, de confidencias y quereres, no lo tenemos. 
Hablamos de un montón de cosas. De la luna, de qué color será la sangre de la luna (Xiao está convencida de que tiene sangre y es blanca y roja), de que pasaría si se cae en la piscina (ahí mamá se convierte en heroína salvadora de la luna), sobre como están sujetas las estrellas en el cielo...... 
Y de tema en tema llega a esta pregunta:
Xiao: Mamá, ¿cuando yo nací tu donde estabas?
Mamá: (haciendo memoria) En M. de vacaciones
X: ¿Fuiste a M. sin mi? (sorprendidísima)
M: claro, hija, ya te he explicado que hubo mucho tiempo en el que tu no estabas con nosotros
X: Mamá, y pol que no estabas?
M: Ya hemos hablado otras veces de esto, Xiao. ¿Tu sabes qué pasó?
X: Pero yo quiero que tu estuvieras conmigo, quiero que estés allí, ¿pol que no estabas?
M: Tenías otra madre, Xiao. La que te llevó en la tripa y de la que saliste. Ella te cuidó un poco de tiempo.
X: Pelo ya no era mi madle, pol que en el fanato no tenía mamá y estaba sola, sola. Me ponió en una cajita y me dejó en una casa, y no la conocemos y no sabemos que le pasó.
M: ¿te gustaría conocerla? a lo mejor podemos buscarla (no es la primera vez que le hago esa pregunta)
X: ya te he dicido que no.
M: Pues a mi sí, me gustaría poder hablar con ella y que me cuente como eras el día que naciste
X: Ela muy, muy, muy, muy pequeña, más y más pequeña. (Juntando el índice y el pulgar delante de mis narices y achinando los ojos aún más) y me salieron hoyitos. Ya te lo he dicido yo.
Silencio
X: Mamá....... 
M: Dime.....
X: me gusta la china "Sang" (es la directora del orfanato) polque te buscó a ti. Y ahola teno una mamá y no quielo tenel dos. Si tu hablías estado conmigo no me dejabas sola pol eso eles mi madle.
Silencio........
X: ¿como está pegada esta lus en el sielo? a que es muy pequeñita.....
Y la charla cambió de derrotero......


6 comentarios:

  1. Qué interesante, Xiao! Es increíble. Esta semana hablaba con una tía mía sobre la adopción y me decía que no entendía a las personas adoptadas que buscaban sus orígenes, que para ella la adopción era una prueba de amor... cuando le dije "sí, claro, pero es que para ser adoptado primero tuviste que ser abandonado y rechazado" ella se quedó pálida...

    Tu hija lo expresa genial! Gracias por darnos un poquitito de ella.

    ResponderEliminar
  2. Tienes un tesoro de hija!!!Me encanta. Besos cordobeses

    ResponderEliminar
  3. Que bombòn!!!Como se extrañaban esas conversaciones con tu hija!!!Saludos

    ResponderEliminar
  4. Pero que cielito de peque!! yo tambien disfruto un montón con las conversaciones de mi pequeñin!!

    Por cierto... hace un montón qe no me paso por aquí!! voy a leer posts antiguos!! Ah! y tu sabes que cambié de dirección de blog? me puedes encontrar en www.creciendocondavid.com

    ResponderEliminar
  5. Tu hija no deja de sorprender por sus sensibilidad emocional y también astronómica....Cómo se le ocurren tantas cosas? Que cabecita mas activa.... Siempre sorprende...saludos, lucre

    ResponderEliminar
  6. Lleguë por el blog de Fabiana y me he pasado los últimos días leyendo... Gracias por escribir, por compartir, por hacerme llorar, emocionarme y sobrectodo pensar... Gracias.

    ResponderEliminar