martes, 23 de noviembre de 2010

POR CONCHA

Otra vez cuelgo un comentario de Concha como entrada. Le he ofrecido mi blog para que escriba en él lo que quiera, ya que ella no se pone a hacer el suyo.... quien sabe si se decidirá.... Lo que sí espero es que, poco a poco, nos cuente su historia de maternidad, que es muy bonita y muy especial. Estas son sus palabras:

Por alusiones. Si alguien tiene que dar las gracias soy yo. Gracias a la autora de este blog, que descubrí una noche, y no pude parar de leer de principio a fin, por su generosidad al aportar la experiencia de una adopción "real".
Gracias tambien a muchas de vosotras, cuyos blogs sigo porque bebo de vuestras experiencias y las de vuestros hijos.

Me habeis emocionado en vuestra ilusionada espera, he vivido algunas de vuestras asignaciones, he llorado cuando narrabais los primeros encuentros, en fin, de alguna manera formais parte de mi vida.

La vida me sorprendió un día, y me puso en la tesitura de ser madre de quien necesitaba una. No existía en mí el deseo de la maternidad adoptiva, yo ya era madre biológica de dos, es más, en nuestro proyecto vital no encajaba un nuevo hijo para nada.

Y viví un proceso duro, se debatieron mi corazón y mi cabeza,
tuve miedo, ganas de tirar la toalla, buh!, además de preparación cero e ignorancia absoluta respecto a las dificultades que puede tener un niño que ha sido abandonado, porque no lo olvidemos, adopción y abandono van aparejados. Y ahí es donde apareceis vosotras y vuestros blogs y empezais a iluminar mi oscuro tunel.

Y con el paso del tiempo se produjo la metamorfosis, y la aceptación de querer ser su madre con toda mi alma. El saca de mí, mi mejor yo.

Besos

No hay comentarios:

Publicar un comentario